Pulsa "Enter" para saltar al contenido

No vayas, Gabriel

Lo primero que te planteas antes de publicar algo así, es si alguien tiene derecho a pedir a un representante público que no acuda a un programa de televisión, porque esto es como abrir la caja de Pandora. Pero algunos llevamos reivindicando, conscientes de su trascendencia, una televisión plural y de calidad desde los tiempos de Maricastaña, y eso que la situación por aquel entonces no era equiparable al despropósito actual. Así que sea acertado o no poner en un aprieto a nadie, creo que como mínimo sí hay que abrir el debate y enfrentar una realidad incómoda, porque no parece demasiado coherente denunciar las aberrantes prácticas del actual conglomerado oligárquico, que en el aspecto de la comunicación pretende convertir hasta la política y la cultura en un espectáculo pasional, vacío e infantilizado, y al mismo tiempo legitimar y potenciar ese ejercicio con vuestra presencia; con la presencia de los que representáis a los críticos del sistema.

Te van a entrevistar el próximo sábado en el Sálvame de la política, en uno de los programas que más daño está haciendo, no a la información, sino a la propia realidad. Y seguro que, como buen gladiador, confías en tu capacidad para salir airoso de ese circo. Y no solo eso, sino también abandonarlo habiendo dejado tu impronta. Algo así como que el balance entre lo que hieres y lo que curas va a ser positivo. Y está claro que te sobran tablas para salir de una pieza y dejar marcas, pero eso no evitará que hayas sido utilizado como reclamo, como ‘listo’ útil para recuperar un programa que, como tantos otros nidos de impostura, afortunadamente está agonizando.

Porque el problema no es que a ti te vayan a eclipsar los leones. Está claro que no podrán hacerlo mientras estés. Pero hay muchas personas que sabiendo que tú actuarás en esa velada, asistirán a un espectáculo en el que con total seguridad te precederán o sucederán las hienas. Unas hienas por las que nadie acudiría, pero a las que vas a procurar un buen montón de espectadores. Y no eres tan bueno, ni tú ni nadie, como para que tus minutos valgan más que sus horas, por mediocre que sea el elenco de turno.

Es una buena estrategia de los altavoces del sistema, siempre que los que podéis generar audiencia colaboreis. Porque esta semana eres tú, pero otra semana puede ser Juan Carlos Monedero, Julio Anguita, Ada Colau, Pablo Iglesias, Mónica Oltra, Alberto Garzón, Teresa Rodríguez o cualquier otro político o personaje público que destile algo de entereza y diferencia. Porque sin vosotros no son nada.

Cuando de verdad se quiere transformar un sistema injusto, aunque haya que evitar males mayores, tampoco se puede jugar siempre con sus cartas. Y todo movimiento comienza con un primer paso. Y en este caso el paso no hace falta siquiera que venga precedido de una reivindicación. Los que juegan a condicionar la realidad ya saben perfectamente lo que se está reclamando, y una gran parte de la sociedad también. Aunque desde luego nunca estaría de más anunciar los motivos para declinar ese tipo de invitaciones envenenadas.

El poder solo existe cuando el resto aceptamos sus reglas del juego. Pero los que lo controlan saben leer el entorno mejor que nadie, y también conocen la fragilidad de un statu quo puede ser forzado a hacer concesiones. Los derechos –y el de la información es uno de los fundamentales– nunca se han conseguido por las buenas. Y los que decís representarnos también (o más que nadie) debéis asumir vuestro grado de responsabilidad, especialmente cuando lo más prudente es ser atrevido. Porque de lo contrario podemos llegar a recordaros aquello de que quien no es parte de la solución, es parte del problema. Y alguna gente está (estamos) empezando a estar muy harta del espectáculo, como bien señaló, no un revolucionario, sino alguien tan moderado como el catedrático Juan Torres el pasado sábado.

Dicho con todo el aprecio: tú mismo, Gabriel. O por no ser injusto, vosotros mismos. Porque nos estamos moviendo por el filo de una navaja, y la desafección, que no suele ser eterna, puede ser preludio de la tormenta. ¿Queréis de verdad que algo cambie? Pues mejor que hablar tanto de lo que no podéis hacer, es empezar también a hacer lo que sí está a vuestro alcance. Y quizá por ahí abramos brecha gracias a vuestro compromiso, o por su ausencia.

7 Comments

  1. Ana de la Fuente
    Ana de la Fuente 12 enero, 2017

    Así es Paco Bello, pero caen muchos políticos y conocidos en la trampa de este sistema que ya esta fuera de control.Si información hoy ya no solo es poder ademas es audiencia y manipulación sino entendemos eso es que no hemos aprendido nada y seguimos haciendo el juego a unos «señores» que trabajan para un mundo peor y sin cultura. Podíamos llamarlos los whatsapperos (y mira que la palabra produce urticaria) pues en lenguaje castellano los mensajeros de TV. Y yo digo ante este dislate no estaríamos mejor leyendo un libro como decía Marlon Brando en «La jauría humana «

  2. Ana de la Fuente
    Ana de la Fuente 12 enero, 2017

    Así es Paco Bello, pero caen muchos políticos y conocidos en la trampa de este sistema que ya está fuera de control. Si información hoy ya no solo es poder, sino que además es audiencia y manipulación. Si no entendemos eso es que no hemos aprendido nada y seguimos haciendo el juego a unos “señores” que trabajan para un mundo peor y sin cultura. Podíamos llamarlos los whatsapperos (y mira que la palabra produce urticaria), pues en lenguaje castellano serían los mensajeros de TV. Y digo yo, ante este dislate no estaríamos mejor leyendo un libro como decía Marlon Brando en “La jauría humana “

  3. Cotilleja Sinremedio
    Cotilleja Sinremedio 12 enero, 2017

    Parece irónico que yo también opine que no debería acudir el Sr. Rufián a circos mediáticos, cuando siempre he criticado que no invitasen en los platós a periodistas y tertulianos independentistas, pero es evidente que tal y como están adoctrinados los periodistas y tertulianos en las cadenas televisivas con las incongruencias del Sistema y olvidando el Código Deontológico del que debieran hacer bandera como ‘contrapoder’ del Ejecutivo, mi cambio de opinión ahora es comprensible.
    Pero, aprovechando la ocasión que, como siempre afirmo, este digital me brinda, voy a plantear otro tema en el candelero.

    Y es que… aunque me quede ‘casi’ sola defendiendo la siguiente hipótesis (y teniendo en cuenta que al Sr. Aznar le encanta jugar para despistar con el ‘me voy, pero no me voy’…’tengo todo en mi libreta azul’… ) YO SÍ QUE CREO que quiere liderar un nuevo partido. Que vaya o no a consumarse…no lo sé, porque en este caso mi opinión es subjetiva (a diferencia de otras ocasiones en que es inequívoca por concentración mental), pero que su idea es liderarlo, ya digo, SÍ lo creo y, por supuesto, que «los últimos» en enterarse serían los periodistas que tanto especulan con esta posibilidad… no me cabe duda. Y no les diría nada por la sencilla razón de que el Sr. Aznar ha constatado el cambio de chaqueta de los mismos que tanto le adularon durante su mandato para volverle ahora la espalda, apoyando al Sr. Rajoy, e incluso al Sr. Rivera (pero él sabe que contaría con el apoyo del establishment para liderarlo).

    Desde luego, en mi opinión, no estaría el Sr. Aznar en lo correcto formando un nuevo partido. Y no estaría en lo correcto por los siguientes motivos:

    PRIMERO.- Porque, si bien es cierto que durante su mandato hubo un tiempo de bonanza económica, también conocimos posteriormente la corrupción y despilfarro vergonzantes gestadas durante el mismo y el pinchazo de la burbuja inmobiliaria.

    SEGUNDO.- Porque, aún tenemos en la cabeza sus mentiras sobre la guerra de Irak.

    TERCERO.- Porque demostró su política del ‘dedazo’ nombrando al Sr. Rajoy a sabiendas de que no era el idóneo para dirigir un país, pero lo hizo con el propósito de que, al comparar su política económica, se le echase en falta, asegurándose así una posible vuelta al partido (¡y esto lo afirmo sin margen de error!).

    CUARTO.- Porque no se puede construir el futuro involucionando a políticas pasadas como las de los Sres. Aznar, González (y sucesores) y lo que menos falta hace ahora es una política más belicosa todavía y de confrontación con los separatistas que la que está llevando a cabo el Sr. Rajoy, cuando la sociedad -en una buena mayoría- lo que demanda es comprensión con los mismos y nuevas políticas que nos unan a ellos, al vernos identificados con sus pretensiones. Y en ello estamos los ciudadanos, aunque NO los partidos convencionales y sus correas de transmisión informativas que, como siempre, caminan de espaldas a la realidad.
    Por tanto, ¿más derecha?: «NO, GRACIAS».

    QUINTO.- Porque, según el ‘dicho’, nunca segundas partes fueron buenas, Sr. Aznar, le diría yo.

  4. Oooooh
    Oooooh 12 enero, 2017

    Os recomiendo apagar la Tv vivireis mucho mas tranquilos, estos medios defecan y orinan todos los dias sobre la poblacion

    • JAVIER
      JAVIER 15 enero, 2017

      La seguirán viendo los siete millones y subiendo. Mientras volveremos a la guerra del 14.

  5. Gustaflex
    Gustaflex 13 enero, 2017

    Iría Rufián a un estercolero de cerdos digamos, solo para intentar hablar con ellos? Pues eso. No creo que se le ocurriría. Ciertos tertulianos de la sexta son peores que la mugre de porcinos. No digo nombres porque Marhuenda e Inda son de todos conocidos.

  6. JAVIER
    JAVIER 15 enero, 2017

    Una publicación en todas las redes de la lista de marcas comerciales, (sin logomarcas registradas) que entran en los intermedios de la Sexta Noche y un escueto mensaje.

    ¡¡ ESTAS MARCAS SE PUBLICITAN !! en La Sexta Noche, mientras se mantienen a Maruenda e Inda entre otros, enfrentando a los españoles por «blanquear» al gobierno, presuntamente ¡¡ 2º más corrupto de los 45 Paises de Europa !!

    Más pronto que tarde se acabará esto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.