Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Somos los mejores: hoy nuevo récord en el precio de la luz

El mercado de la energía está de enhorabuena. No se puede ganar más con menos. Bueno, en realidad sí, solo es una cuestión de tiempo. Pero las cifras ya empiezan a ser de escándalo. 2017 va a ser un gran año para todas estas empresas que juegan a hacer negocio con un bien básico y con, por supuesto, la imprescindible complicidad de todos los gobiernos: desde el PSOE de Felipe González hasta el PP de Mariano Rajoy.

Esta bonanza empresarial podría ser una buena noticia (lo es para esas empresas) de no ser por un pequeño detalle: su éxito se basa en nuestro fracaso como sociedad crítica. Porque su enriquecimiento descansa sobre nuestras espaldas. Tanto es así que al respecto a mí ya me entró la risa nerviosa ayer, cuando me llegó la factura de Iberdrola de diciembre (lectura hasta el 9 de enero) con una cifra casi irreal para mi nivel de ingresos. Ya veremos si acabo pagándola con cromos del Coyote. Y ni quiero pensar cómo será la del mes que viene, con los nuevos récords. Lo que es seguro es que ya no puedo ‘moderar’ más el uso de la calefacción ni el resto del consumo eléctrico (todo tiene un límite, y una vez superado ya es una cuestión más de dignidad que de supervivencia). Y sé que en cualquier caso la mía no es la peor de las situaciones.

Y es que todo lo que rodea a esta pantomima empieza a rozar el ridículo. Tanto por el fondo como por las formas. Tanto por nuestras tragaderas e inacción como por la vergonzosa actuación de las marionetas políticas de la oligarquía o por la manipulación informativa de los presuntos expertos en la materia, siempre enfocando las soluciones en aquellos que están sufriendo el expolio institucionalizado.

Aún estoy esperando a que alguien deje de explicar en televisión cómo funcionan las subastas o qué parte de la factura se ve repercutida por el mercado de la energía y qué parte depende de los impuestos que se cargan en ella, y se pase a explicar a los sufridos televidentes por qué estamos pagando un servicio básico en los hogares como una mercancía más. Porque todo lo demás importa una mierda. La estafa es completa en esta nueva «desamortización de Rajoy», que consiste en expropiar hasta el aire que respiramos la mayoría para ponerlo en los bolsillos de unos pocos. De sus jefes.

Que la subasta es un fraude vergonzoso y descarado ya lo sabe cualquiera que se haya preocupado por informarse. Que la parte fija es un robo ya queda claro en la factura. Que no se hace siquiera un mantenimiento mínimo de la red eléctrica ya ha quedado demostrado. Y que se han repartido entre cuatro un sector estratégico de la economía es un hecho. ¿Qué más necesitamos saber?

Quizá solo falte información libre para tomar conciencia de que la energía no puede ser una mercancía, y no puede buscarse el beneficio en un bien básico. Que tenemos derecho a pagarla a precio de coste, y que aquí si no nos hemos dado cuenta de que el negocio no tiene lugar, es que somos unos mártires (bastante imbéciles, por cierto) vocacionales de primera.

Y eso por no entrar en lo mucho que se puede mejorar la gestión y abaratar la energía en este (geográficamente) privilegiado país, y el mucho empeño que se ha puesto por no hacerlo, para no solo no reducir la factura, sino, como podemos ver, para aumentarla a niveles récord. Porque mientras en un país tan ‘soleado’ y caribeño como Alemania su Gobierno desarrolló ya en el año 2000 un marco legislativo para favorecer una política de subsidio de las instalaciones solares descentralizadas, que ha hecho incluso ganar dinero a sus beneficiarios (los préstamos se pagaban en muchos casos casi con la venta del excedente de energía), y que ha llevado a que el país produzca la mitad de su energía de fuentes fotovoltaicas, aquí en la polar España, lo que tenemos es un ‘impuesto al sol’.

¿De verdad hace falta decir algo más? ¿A qué esperamos para movernos ya que no podemos meter en la cárcel a toda esta gentuza? Porque esto no es una cuestión de ideología. Para solucionar el problema de la energía tanto vale la estrategia de Alemania como la de nacionalizar el sector pero alejándolo de las manos de los políticos para asegurarnos de que se orienta verdaderamente a su fin social.

¿Vamos a hacer algo? ¿Salimos a la calle ya para que al menos oigan nuestra voz y sientan nuestra mala leche? ¿O quizá es que nos gusta el castigo?

Organizarlo es fácil y solo tenemos que ponernos de acuerdo. Lo que no es tan fácil es saber qué queremos.

2 Comments

  1. Chus
    Chus 24 enero, 2017

    “Esta subordinación de lo político a la soberanía de la economía pone en peligro, no sólo el futuro del Estado Social y de los derechos sociales que le son propios, sino a la propia democracia occidental, vaciándola de los valores, principios, derechos y elementos normativos que la definen. Como afirma el profesor T. Todorov[v] “en el ultraliberalismo lo que se tambalea bajo las presiones procedentes de diversos frentes es la autonomía de lo político”. El profesor hace una clara diferenciación de las tres fases de la doctrina liberal, y describe esta tercera fase del ultraliberalismo o “neoliberalismo de Estado”, como la “ideología con la que comienza el siglo XXI, que coloca la soberanía de las fuerzas económicas por encima de la soberanía política, imponiendo el principio del mercado ilimitado su poder exclusivo”. Una de las grandes dificultades que plantea el ultraliberalismo económico a la democracia o estado de derecho, es que el mercado, ahora financiero, actúa como guía de la vida real, de tal modo que las nuevas tecnologías permiten a los mercados especular con productos financieros que se basan en recursos básicos para la vida, como los alimentos, el agua, la vivienda o las emisiones de CO2, y los Estados democráticos occidentales resultan incapaces de defender los intereses de la vida en el planeta y de las generaciones presentes y futuras. Los mercados imponen su ley sobre los derechos de ciudadanía y la democracia, y, los gobiernos no tienen autonomía para poder realizar políticas económicas propias, sino que éstas vienen dictadas por los poderosos mercados financieros”. Teresa Vicente Giménez (Economía, democracia y Derechos Humanos”, Revista “Jueces para la Democracia”, nº 77 – julio 2013).
    TZVETAN TODOROV, Los enemigos íntimos de la democracia, Circulo de lectores-Galaxia Guttemberg, Barcelona 2012, pp 98-99. Las tres fases de la doctrina liberal: “Una primera fase, el liberalismo clásico que nace en el siglo XVIII donde los economistas, de Mandeville a Smith, adeptos de la teoría de la mano invisible que dirige el desarrollo de los asuntos humanos, abogan por suspender las intervenciones públicas en el ámbito económico; una segunda fase llamada neoliberalismo, que nace en el sigo XX con Ludwig von Mises (El socialismo, 1922), y Friedrich A. Hayek (Camino de servidumbre, 1944) cuyo discurso económico se basa en no poner el menor obstáculo a la libre competencia, y que por tanto el Estado no intervenga lo más mínimo para corregir los posibles efectos indeseables, tomando distancia con el no intervencionismo del liberalismo clásico y defendiendo una forma de intervención estatal: la supresión sistemática de toda traba a la competencia; y una tercera fase que es el ultraliberalismo o “neoliberalismo de Estado”, ideología con la que comienza el siglo XXI, que coloca la soberanía de las fuerzas económicas por encima de la soberanía política, imponiendo el principio del mercado ilimitado su poder exclusivo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *