Pulsa "Enter" para saltar al contenido

La caza

Cazador-acusado-matar-a-tiros-a-dos-agentes-rurales-en-Aspa-Lleida
Mossos d’Esquadra y guardias civiles escoltan esposado al cazador acusado de matar a tiros a dos agentes rurales, en Aspa (Lleida). / Adrià Ropero. Google images.

Javier Pérez de Albéniz | Cuarto Poder | 

Quizá usted se haya sorprendido con la noticia del asesinato a tiros de dos agentes rurales por un cazador durante un control rutinario en Aspa (Lleida). Es posible que no entienda semejante drama, que le cueste comprender tanta violencia, que alucine con una masacre tan estúpida y de tales dimensiones. Quizá sea porque no ha estado nunca en una montería.

Una montería es una cacería de jabalíes o de ciervos. Caza mayor. Comienza con el sorteo de los puestos desde los que los cazadores dispararán a los animales. Suele tener lugar en un bar, entre platos de migas y huevos fritos, cafés y copas. A primera hora de la mañana no pocos cazadores darían positivo en un control de alcoholemia, control que solicitan muchos de los responsables de la administración encargados de que las cacerías se desarrollen de acuerdo a la ley. Los agentes rurales (en Cataluña), en otros lugares agentes forestales, agentes de medio ambiente, agentes de naturaleza o incluso celadores medioambientales, llevan años sintiéndose desprotegidos: tienen que enfrentarse a hombres armados con las manos desnudas. “Algún día tendremos una desgracia”, me han comentado con diferentes palabras, en distintos lugares, varios profesionales de la defensa de la naturaleza.

Ya la hemos tenido. ¿Tienen que llevar armas los agentes rurales? Es muy posible que Donald Trump no dudase ni un segundo la respuesta. Yo creo que hay demasiadas escopetas de caza, y que los controles psicotécnicos son una burla, y que muchos cazadores (evidentemente no todos) son profundamente irresponsables. Escopeteros. Cada año fallecen en España una media de entre 44 y 54 cazadores, más de la mitad de ellos por accidentes con armas de fuego, y entre 2.500 y 5.200 resultan heridos. Cifras importantes para el sector humano, pero insignificantes si las comparamos con las bajas que sufre el otro bando: alrededor de 30 millones de animales mueren cada año a manos de los cazadores en nuestro país.

“El cazador es quien más ama la naturaleza, el que dignifica al animal y que realiza una labor mucho más allá del simple ecologista”. ¿Del simple ecologista? Quien utiliza este tono es Juan Antonio Sarasketa Leguina, presidente de la Oficina Nacional de la Caza, la Conservación y el Desarrollo Rural, en una Tribuna Abierta de ABC. Afortunadamente este mantra, el cazador es quien más ama la naturaleza, se está desmontando poco a poco. Aumenta el número de naturalistas, de birdwatchers, de fotógrafos de naturaleza… Desciende la cifra de cazadores: la Federación de Caza es la que más licencias deportivas ha perdido en los últimos cinco años. Cuenta con 67.000 licencias menos que en 2010. Y otro dato importante: los jóvenes se alejan de los rifles, los cazadores cada vez son más viejos.

Cazar es salir al campo con una escopeta, unos perros y volver a casa, cinco horas después, con un par de perdices, que se comerán escabechadas unos días más tarde. Cazar es lo que hemos leído que hacía Miguel Delibes. Me temo que ahora se caza poco y se mata mucho. Dicen que hay poca caza salvaje, que hay mucha caza de granja, que hay mucho matarife y poco cazador, que ahora los cazadores no pueden volver a casa sin pegar algún tiro. Cazadores que ignoran que la caza solo es plenamente justificable, y realmente sostenible, si promueve la selección natural.

La caza es violencia, y los tiempos no están para tormentos innecesarios. Igual que nos preguntamos si el dolor de los toros en la plaza es ético, deberíamos cuestionarnos el sufrimiento del animal en unas cacerías descafeinadas. Sin olvidar, por supuesto, que los animales tienen derechos. En lugar de dispararles, busquemos en sus miradas “el punto de vista absoluto” del que hablaba el filósofo franco-argelino Jacques Derrida.

5 Comments

  1. Cotilleja Sinremedio
    Cotilleja Sinremedio 26 enero, 2017

    Es lamentable. No hay conciencia de lo que representa el asesinato en sí, indistintamente de la especie a la que pertenezcan, tanto humana como animal.

  2. Julio
    Julio 27 enero, 2017

    La caza era justificable en la España de la posguerra, donde había hambre, y escasez en casa. Era la caza “en legitima defensa”, contra el hambre de unos hijos que había que alimentar. Los tiempos han cambiado, las codornices brillan por su ausencia y las perdices del domingo de Delibes, son de granja. En estos tiempos para la mayoría de los “cazadores”, es solo “the Game of death”.

  3. Juan
    Juan 27 enero, 2017

    Siendo justos, ciertas poblaciones, como las de jabalíes que son un peligro en la carretera, deben ser controladas. Eso no quita que la caza en nuestro país, en un 90% de los casos, sea matar por matar.

    Existe una cultura de las armas de fuego en España, pero sólo apuntan a quien no puede devolver el disparo.

    Y sí, da miedo, mucho miedo, darse una vuelta por un bar en plena montería. Borrachos y armados, como no llamen a los GEOS…

  4. mercedes
    mercedes 27 enero, 2017

    Yo tuve que “negociar” con los cazadores de la zona de Extremadura donde hacía agricultura ecológica y gracias a la mediación de uno de ellos , para declarar mi finca como lugar protegido para la crianza de aves y demás. Pero me sentí constantemente amenazada. Llegaron a disparar desde un coche aparcado dentro de mi finca a la puerta de mi casa. Lo denuncié a la guardia civil dando la matrícula y la descripción del vehículo y me dijeron que ese coche no existía. Pero lo cierto es que existía y me lo encontré muchas veces por el pueblo. La atroz España profunda. Sólo reaccionarán cuando empiecen a caer agentes forestales. Pero los cazadores están crecidos porque se les ha consentido desde las propias instituciones encargadas de vigilarles como poseedores de armas de fuego. ¡Qué espanto!

  5. Paisano
    Paisano 4 mayo, 2017

    El mejor cazador en el Gulag.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *