Entrevista. Mariano nos da la solución al problema de la electricidad: “Va a llover”

2463

O este personaje tan cínico nos toma por imbéciles, o quizá es que de verdad lo somos. Porque al final lo que resulta incontestable es que el de la ‘lluvia’ es el presidente del Gobierno. Y eso por más que ‘solo’ ocho millones de votantes (de treinta y seis) apostaran por confiar su futuro y su suerte a la voluntad de este hipócrita, porque los que se quedaron en su casa también cuentan y también lo sufren.

Pero es que es absolutamente indignante el discurso de este cabrón (y siento la expresión, pero es la que me pide el cuerpo). Miente descaradamente y sin parar. No dice ni una sola verdad, o al menos ni una que tenga relación con alguno de los problemas que le plantean en la entrevista (entrevista en la que Alsina no ha hecho demasiada sangre, y eso que se lo han puesto a huevo).

Lo que resulta especialmente desesperante es cómo aborda el problema (inmenso problema) del precio de la energía. No se puede ser más torticero y descarado. Y es que no le importa en absoluto siquiera lo poco que le expone el entrevistador. Para ‘Mariano el brillante’ el problema es el precio del petróleo (que en la generación de electricidad como fuente de energía no supone ni el 1% del total), y la solución es que llueva. Para qué hablar de lo que ha supuesto la privatización (de un sector esencial) en el incremento de los precios, o cómo se utiliza un bien básico como vehículo para ingresar vía impuestos indirectos de manera injusta de base y desproporcionada de hecho. Tampoco le ha dado al buen hombre por mentar las trabas que ha dispuesto su gobierno para frenar el auge de la autogeneración (cuando en la caribeña Alemania se promueve y subvenciona), o la ausencia de proyectos de instalación de nuevas (y cada vez más baratas y eficientes) fuentes de energía.

En cuanto a que desde el precio de coste (por todos los conceptos) al precio de ‘venta’ en los hogares haya casi un 300% de diferencia, y que eso sí dependa de una decisión política, ni palabra. Bueno, en realidad sí: que todo se queda como está, y que él no puede hacer nada al respecto (pero que le han dicho que va a llover). Por lo visto tampoco establecer un IVA de bien de primera necesidad. Debe ser que la energía es un capricho, y por ese motivo, además de otros tantos impuestos ad hoc, en lugar de un 4% (que debiera ser un nada por ciento, como también debiera serlo en alimentación, educación, salud y todo aquello que resulte imprescindible) también pagamos un 21% de IVA que sumar a consumo y reimpuestos.

El Estado no ingresa lo suficiente, y se utiliza cualquier método para recaudar todo lo posible aunque nos expriman como un limón. Todo menos meter mano a quien de verdad puede y debe pagar. A las clases pudientes y privilegiadas ni tocarlas mientras el resto sigamos tragando con tan poca resistencia. Leña al mono, que es de goma.

Así nos va, y por eso mismo tenemos un personaje como este dirigiendo el país.

Comentar con Facebook ()

Comentar (4)

4 Comentarios

  1. Bueno, al margen de que en determinadas horas no se consuma electricidad en el domicilio, como digo, por lo que optan por aplicar la tecnología más cara.

  2. Nos sorprendieron ayer con la noticia de un descenso hoy en el precio de la luz -pese al intenso frío que hace- lo que corrobora, en mi opinión, que los escandalosos incrementos que vienen produciéndose últimamente no son muy fiables, teniendo en cuenta que, independientemente del 21% que recauda el Gobierno -ya de por sí excesivo- se añaden al recibo (tal y como yo lo entiendo) impuestos por conceptos eólicos…nucleares…o gas, estableciéndose en subasta con carácter …’¿previsible?’ el precio más caro que tecnológicamente (según ellos) vaya a utilizarse dependiendo de la climatología (lo que no me cuadra, ya que el verano pasado y con el clima muy favorable, los precios eran escandalosos) Y es que, dicha ‘previsión’ fijada por Red Eléctrica, se entiende al margen de que en determinadas horas no se consuma electricidad en el domicilio ¡Anda, que se suban en motor y corran! ¡Ya les vale!.

    Por tanto, es evidente que, ante las explicaciones oficiales que nos proporcionan los expertos en la materia, existen sobrados motivos para sospechar que sus cálculos ‘previsibles’ al no corresponderse con el consumo real, están ‘inflados’ y lo coherente sería que el Gobierno y Compañías Eléctricas regulasen los precios tarifarios de modo más ecuánime, tratándose de un derecho de prioritaria necesidad como la luz, aunque conociendo la inamovilidad del Sr. Rajoy para que otros solucionen los problemas de envergadura, tampoco debe sorprender que ahora fíe la del que nos ocupa a una próxima lluvia.

    Por otra parte y, en mi opinión, el ínfimo ahorro económico que puede representar para los ciudadanos el anunciado descenso hoy en los precios, para nada compensa, ni mucho menos justifica la desorbitada escala al alza que se viene produciendo.

    Y, ya para finalizar, somos muchísimos los que no entendemos que, en casos tan relevantes como éste, donde la indignación es inequívocamente generalizada al afectar al bolsillo de todos, no haya convocado la izquierda una manifestación, pues en ello consiste, como ejemplo evidente y visible, hacer política no sólo en las instituciones, sino también en la calle, pues si esto se ha demostrado apoyando a trabajadores en aras de sus derechos como colectivos afectados, cuánto más en el tema que origina mi comentario al suscitar sus consecuencias un CABREO GENERALIZADO, como digo.

  3. En el coño de su muy puta madre es donde no debió llover esperma que produjese semejante engendro, paradigma de la imbecilidad profunda o el desprecio y desdén a sus semejantes.
    Su imagen sólo produce en mí un vómito general, que ni Primperan es capaz de frenar.
    ¡Vaya individuo repugnante y asqueroso!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here