¿Ha subido la luz por la “solidaridad con Francia”?

1724

Dice el ministro Álvaro Nadal que sí, que esa es la principal causa, y que “otros no han sido tan solidarios”, como por ejemplo Alemania, que ha cerrado el grifo a Francia para no tener que encarecer el precio interior de la energía. Pero miente descaradamente. El problema no tiene nada que ver con la ‘solidaridad’.

El problema es solo uno y se llama inmensa estafa. Una estafa que se apoya a su vez en dos grandes fraudes: el mercado eléctrico y los impuestos a la energía. Y aunque parezca mentira, es hasta demasiado sencillo exponer cómo se construyen y por qué.

Por un lado tenemos cómo se establece el precio de la energía que consumimos. En la factura de la electricidad pagamos por dos conceptos: Término de Potencia (un fijo relativo a la potencia contratada) y Término de Energía (variable, e incluye precios regulados y de mercado libre).

Si alguien estudia la lógica que tiene (re)pagar por un derecho (y el suministro de energía lo es) un término fijo en la factura de los hogares en lugar de mediante los Presupuestos Generales del Estado, apreciará que se basa en la misma ideología que el resto de las políticas económicas que se aplican en las sociedades neoliberales: que el coste del mantenimiento de los servicios lo soporten las rentas medias y bajas. Y no hay más. Es un concepto que no debería existir en la factura para clientes con tarifa PVPC (Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor, antigua Tarifa de Último Recurso ‘TUR’), ni para cualquier estafado por las comercializadoras con contratos domésticos por debajo de 10 kW.

La otra pata de este banco es la del conocido como Pool Eléctrico, que es una parte del precio que pagamos por la electricidad consumida, y que es un sistema, vamos a denominarlo: “curioso”. Resulta que en el mercado de la energía el que establece el precio al que se venderá al usuario final, es el último que entra en la subasta. Así, supongamos que el 90% de la energía que se oferta en un día cualquiera parte de cero euros el MW (hay que recordar que la inmensa mayoría de las productoras están ya amortizadas: nuclear, hidráulica y muchas renovables), y el resto de la energía necesaria para completar el 100% se oferta a 30€, pero por un pico de demanda (no justificado habitualmente) que no se puede cubrir con la energía ‘barata’ (por las más rocambolescas circunstancias), tienen que entrar, por ejemplo, las centrales de gas, que dependen del precio de mercado de su consumible. Pues bien, si estas centrales ofertan a 100€ el megavatio, toda la energía ofertada ese día se pagará a ese precio, también la nuclear, la hidráulica o las renovables, aunque partieran de coste cero y supongan casi el total de la energía que va a consumirse.

No es complejo, pero quizá se asuma mejor así:

Imaginemos que vivimos en una comunidad que compra toda el agua que va a consumir al día siguiente a cinco empresas con cinco pozos. La comunidad tiene previsto un consumo de 100 litros, y cuatro empresas ofertan en la subasta de agua el litro a 1 euro. Pero por un problema puntual en uno de los pozos las empresas que ofertan más barato solo pueden suministrar 90 de los 100 litros necesarios. O imaginemos que uno de los habitantes de la comunidad tiene visita y quiere más agua de la habitual y los pozos de los proveedores más baratos no pueden abastecer la demanda extra. El caso es que la empresa más cara oferta los litros que faltan a 100 euros. Si la subasta se basara en un modelo con algún sentido lógico, se adquirirían, por ejemplo, 90 de los 100 litros a un euro (90 euros) y los otros 10 a 100 (1000 euros) y la factura sería de 1090 euros. Pero haciendo una equivalencia con el modelo del Pool Eléctrico, la comunidad tendría que pagar cada litro a 100 euros, o lo que es lo mismo 10.000 euros por los 100 litros.

¿Tiene algún sentido? Ninguno para los que pagamos, pero muchísimo para los que venden la energía y cobran por ello. Especialmente para los que tienen el negocio amortizado. Pero tampoco tiene sentido que alguien haga ningún tipo de negocio con un derecho, con un bien básico, o que exista un sector estratégico privatizado, y ahí están las ‘energéticas’ marcando beneficios récord de miles de millones de euros anuales y sus directivos con sueldos de decenas de miles de euros… al día.

A todo lo comentado hay que sumarle más impuestos especiales, y a la suma por todos los conceptos, un IVA del 21%. Como si querer electricidad en casa fuera un capricho.

Es por esto que la ‘solidaridad’ con Francia, amigo Nadal (amigo de tus jefes los ladrones), no es la causante de ningún incremento, sino más bien la excusa de turno para habernos podido chupar la sangre por encima de nuestras posibilidades en diciembre o enero. Porque sin Francia, hubiera servido, como ha servido todos los años del último decenio en el que la energía ha duplicado su precio mientras bajaban los salarios, o como sigue sirviendo todos los meses, cualquier otra excusa para justificar este expolio consentido, pero que ya no tiene nombre.

Comentar con Facebook ()

Comentar (3)

3 Comentarios

  1. Termino antes plasmando que, “el Gobierno no reduce el IVA ni los restantes impuestos beneficiosos para las Eléctricas porque ambos comparten intereses partidistas”.

    Por cierto, yo me enteré anoche de la concentración que había convocado PODEMOS para ayer mismo, aunque veo que por aquí hay alguno más despistado aún. ¡Uff, cómo andamos!.

  2. Está claro que el gobierno no toma medidas para bajar el coste de la luz porque tiene intereses en las puertas giratorias con sus exministros y los del PSOE y las eléctricas se aprovechan y nos dicen que usando el gas es más caro; pero cuándo Rajoy ha hecho algo en favor de la gente? ‘jamás’. Me entero en internet, porque los medios no lo publican, de la concentración de Podemos esta tarde, pero a mi juicio la tenían que haber convocado en toda España y no solamente local porque desde aquí no podemos asistir como a mucha gente le pasará.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here