Eres muy grande, Teresa

8024

Ha sido muy clara, como siempre. Nada que ver con los circunloquios emocionantes pero vacíos a los que estamos acostumbrados en algunos otros portavoces políticos, o con innecesarios discursos académicos que no faltan a la verdad, pero que mucha gente aplaude por contagio o cortesía. A Teresa se le entiende muy bien.

Hay que hacer una auditoría de la deuda, porque hoy esa deuda que nos ahoga y ha servido para tapar los agujeros provocados por la irresponsabilidad y la codicia de unos pocos (entre ellos los bancos alemanes), y para su único beneficio, supone más de tres veces el presupuesto del Estado, y solo en intereses se lleva anualmente el equivalente a 1,2 veces lo que nos costó el rescate de Bankia (sí, cada año rescatamos Bankia y pico).

Y hay que crear una banca pública que pueda hacer de contrapeso a la ambición de la banca privada. Una banca que dé servicio sin basar su funcionamiento en el ánimo de lucro, en la obtención de beneficios, y que provea crédito a bajos o nulos intereses a individuos y familias, autónomos y pequeñas y medianas empresas.

Y hay que recuperar para el pueblo los sectores estratégicos de la economía, como el de la energía, para que los milmillonarios beneficios que hoy solo enriquecen a los grandes accionistas de esas empresas que nunca debieron privatizarse, reviertan en la sociedad que las hizo posibles, para empezar, acabando con la estafa del precio de la electricidad.

Son muchos los frentes abiertos que no se pueden soslayar y cuyas soluciones no pueden gustar a todos, pero sí a una mayoría suficiente. No se puede ser ambiguo en un momento de excepcionalidad como el actual, porque posible es todo, y no queremos solo las migajas o conformarnos con ralentizar el expolio.

Así, al menos, sí vale la pena pelearlo.

Comentar con Facebook ()

Comentar (1)

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here