Confirman que cada vez que alguien agita una bandera española desaparecen 1,2 millones de dinero público

“Es algo de la mecánica cuántica”, creen los economistas

5940

Redacción/Rokambol/16.02.17

La estrecha relación entre patriotismo y desfalco podría quedar definitivamente demostrada después del estudio que un grupo de economistas expertos en pendones y gallardetes ha venido realizando sobre el llamado “fenómeno abanderado” durante más de diez años.

El fenómeno abanderado, o singularidad patria como también se conoce a este suceso, podría deberse a una capacidad intrínseca que se establece entre una persona que dice amar y servir ciegamente a España y una obscena cantidad de dinero que se esfuma de los bolsillos de los ciudadanos. El prodigio suele tener lugar en el momento en que el patriota ondea la enseña nacional, o incluso cuando se prende el escudo de España en la solapa, y suele ir acompañado de arengas, vivas y una luz brillante y azul que traspasa los corazones y las cuentas corrientes. Simultáneamente a cada una de esas demostraciones de cariño y entrega a la nación se volatilizan una media de 1,2 millones de euros desde las arcas públicas, que reaparecen automáticamente en otra patria distinta a la venerada, muchas veces a miles de kilómetros de distancia. “Creemos que no se trata de una succión vectorial sino de superconductividad, simplemente”, puntualizan los técnicos. 

También las pulseritas con la bandera de España, las pegatinas nacionales en el reloj y en el móvil, o los colores rojo y gualda en el cuello de los polos suelen ser magníficos superconductores de dinero público, según se apunta en el estudio del fenómeno abanderado. Los mismos autores sostienen que parte de ese millón doscientos mil euros que desaparecen al agitar la bandera nacional pueden aflorar luego en una sociedad offshore si se profiere en voz alta la expresión ¡Viva España!    Más en Rokambol

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here