Ada Colau no se vende

34692

Cuando se gobierna para los que más tienen, para los poderosos, todo parece ir sobre ruedas. Cuando los gobernantes aceptan las puertas giratorias, hacen la vista la gorda ante el abuso de las grandes compañías energéticas, rinden pleitesía a los poderes de la prensa y el dinero, todo parece ser un camino de rosas.

El problema viene cuando un gobernante planta cara a estas empresas y decide gobernar para beneficiar a la gente, para la ciudadanía, antes que para los grandes monstruos del capital. Entonces ruge la marabunta, suenan las trompetas del apocalipsis y los vocingleros del sistema, esos medios de comunicación comprados y cainitas, entonan cánticos de alarma ante la barbarie que para ellos supone que las grandes compañías energéticas tengan por ejemplo que aceptar la corresponsabilidad en la lucha contra la pobreza energética.

Esto ha pasado en el ayuntamiento de Barcelona, en el que Ada Colau está intentando presionar a las eléctricas para que en el nuevo contrato de energía de la ciudad, las empresas se vean obligadas a firmar un convenio con el ayuntamiento, por el que la compañías tienen que aceptar hacerse responsable del 50% de la factura de la pobreza energética.

¡Ojo!. Colau sólo intenta que se cumpla la ley 24/2015 que introduce que la administración tiene la obligación de establecer convenios con estas empresas para luchar contra la pobreza energética para que sea la ciudadanía, y no sólo la empresa, la que salga también beneficiada. Pero claro, estos grandes poderosos se encuentran con gobiernos, como el de Colau, que estas leyes se la toman muy en serio y no como los parlamentos y gobiernos locales que dirigen otros partidos, que sólo hacen el paripé de aprobar dichas leyes para luego no cumplirlas y beneficiar, claro está, a los que luego les ofrecen un puesto muy bien remunerado en sus consejos de administración.

Efectivamente, cuando Colau ha apretado las tuercas a las compañías energéticas, no han tardado en saltar los altavoces del régimen, esos medios que reciben cientos de miles de euros en publicidad de estas empresas para ir al cuello de la alcaldesa.

También las empresas, por su parte, han recurrido el nuevo contrato ante el Tribunal Catalán de Contratos del Sector Público alegando, no se lo pierdan, que las cláusulas del nuevo contrato resultan “discriminatorias” para ellas. ¿Discriminatorias frente a quién?, ¿frente a las pequeñas empresas que han optado al concurso y han aceptado la ley sin rechistar?…

La poca vergüenza, en este caso de Gas Natural y Endesa, que han sido las empresas que han presentado recurso, es del todo palpable. Hablan de discriminación pero no hablan de que son ellas las que discriminan a la gente que menos tiene y a la que dan un servicio por el que cobran. Y ¿saben por qué?… Muy sencillo, porque la gente no les importa absolutamente nada, sólo entienden el lenguaje de los beneficios, son entes sin alma que miran para otro lado cuando por ejemplo una anciana muere en un incendio por tener que alumbrar su casa con una vela.

Esto es así. Pero afortunadamente están surgiendo gobernantes e instituciones que ponen por delante a la gente antes que a estas compañías, a las que por otro lado sólo se les está exigiendo, como dije antes, que cumplan la ley, nada más.

El problema es que se encuentran con dirigentes que no se venden y eso les da mucho miedo. Ven peligrar sus intereses porque se encuentran con políticos que no claudican a sus intereses. Porque una cosa tengo clara: les jode que a pesar de que sigan existiendo las puertas giratorias haya gente en política que se niegue a formar parte de sus consejos de administración.

Todo el mundo no tiene un precio y eso, en los tiempos que corren, es alentador. Esperemos que a dirigentes como Ada Colau no se les olvide esto nunca.

Manuel Tirado Guevara

@manologandi

COMPARTIR
Artículo anteriorEl gabinete de amiguitos de Trump puede parecer fuerte, pero tiene miedo
Artículo siguienteLos lazos de Trump con el pasado y la resurrección de la izquierda
Manuel Tirado Guevara
Nací en San Juan del Puerto (Huelva). Soy profesor de Lengua Castellana y Literatura en el IES José Caballero de la capital onubense. Alguien dijo que el terror es el papel en blanco, pues yo escribo para combatir ese terror. Lo mismo me zambullo en los versos de Baudelaire o en las novelas de Kafka que te canto un fandango de Paco Toronjo o una copla de una chirigota del Carnaval de Cádiz. “Hay tiempo pa to”, como decía mi abuelo. Me gusta la política, más escribir sobre política que hacerla, pero actualmente (y temporalmente) soy concejal de Podemos del Ayuntamiento de mi pueblo, aunque no he dejado de ejercer como docente que es mi verdadera vocación. Mi vida no va encaminada a los altares políticos, tampoco a los de los laureles literarios. Me conformo con echar unas cervezas con las amistades o pasar un buen día en familia. No hay más.

Comentar con Facebook ()

Comentar (9)

9 Comentarios

  1. Me parece estupendo que nos interesemos por la pobreza energetica, por la pobreza en general porque hay mucha gente necesitada y por supuesto parar el abuso de tanta multinacional que creo que hay que controlar, pero también estoy cansado de tanta demagogia y tanto populismo, aquí nos volcamos con todo el mundo poniendo carteles de welcome en el ayuntamiento ( que no se porque simplemente bienvenidos que es nuestro idioma ) pero miremos para adentro porque creo que para todos no hay , y aunque colaboro con tres ong ya no me da para mas, seamos sensatos es muy bonito repartir lo que uno no tiene

  2. Colau ¡eso no está bien! ¡jugar con el retiro de Rajoy y de otros pobres jubilados como Aznar y Felipe el colombiano! Muy mal

  3. Muy bien compañero dando ejemplo cada día de tu manera de ser, no hay mejor libro que ver a un ser humano compartiendo su buen hacer, las personas necesitamos ejemplos vivos, espejos en los que reflejarnos, nuestra Andalucía necesita despertar de su letargo milenario porque tiene todo lo necesario para ser grande, quizás nos sobra generosidad con los que más tienen, tratar más de tu a los que ganaron prebendas por sus ascendentes y llenar sus campos de nuevos valores y frutos propios de cada pueblo….eso pienso compañero. Saludos Polémicos de un andaluz de Nerva en Cataluña

  4. A costa de los recibos de los que pagamos aunque nos cueste hacerlo,a mi la solidaridad me parece perfecta y está bien que las empresas ayuden con la pobreza energética,pero las personas como la Colau no pueden pretender que firmen un cheque en blanco,porque alguien tiene que pagar las facturas de esas personas y no va a ser ni la Colau ni las energéticas sino nosotros,así que cuidado con la demagogia,que todo el mundo tiene un precio hasta los de Podemos

    • ¿Demagogia dices…? A eso se le llama JUSTICIA y bien hacer de un gobernante. Quienes necesitan protección, son los débiles, los poderosos, necesitan CONTROL. La ambición depredadora de estas compañías no tiene límites y hay que ponerlas en su sitio y en todo caso si no se atienen a razones, EXPROPIARLAS, pues eran de propiedad pública, hasta que unos gobernantes corruptos las malvendieron a los buitres.
      ¿Demagogia dices…? ¡Eso es precisamente lo que tu acabas de hacer con tu comentario!, que no demuestra otra cosa que tu ignorancia y egoísmo.

  5. Bravo!…bien dicho. Gente honrada en las instituciones y con ganas de hacer bien su trabajo y gobernando el ayuntamiento para su pueblo. No cambies! Y mucha fuerza compañero…..yo tb soy de podemos.

  6. ¡Que suerte tienen tus alumnos, Manolo Tirado! Ya me hubiese gustado a mí, tener algún maestro o profesor, que en algo se pareciera a ti. Personas como tú, que las hay, deberían dejarse ver y oír en esta Andalucía, que tan adormecida y confusa tenemos.
    Felicito a tus amigos, a tu familia y por supuesto a ti.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here