Pulsa "Enter" para saltar al contenido

En RTVE es mejor no arriesgar en las preguntas

En RTVE, si uno no quiere meterse en problemas –máxime no siendo un periodista faldero o un miembro congénito de la manada– es mejor no hacer ninguna pregunta sobre política a desconocidos. Hacerlo es arriesgarse a que cualquier cuestión que preveamos inocua, derive en una respuesta consecuente. Y no es conveniente a nivel de audiencia o laboral.

Doy por supuesto que Moisés Rodríguez, el presentador del programa Conversatorios en Casa de América de RTVE, no esperaba que el escritor y cineasta mexicano Guillermo Arriaga dotase de semejante desarrollo a la respuesta. Y quizá me equivoque, porque con Moisés, al que no tengo por un revolucionario, pero sí por un buen profesional y mejor persona, me permito el beneficio de la duda.

El caso es que hoy, incluso en medios tan sesgados como RTVE, se ha abierto la veda de la caza de Trumps y Le Pens, y resulta siempre procedente cuestionar a estos personajes cuya diferencia fundamental con el resto de los políticos neoliberales a nivel global es que son más histriónicos o, depende de para quién: más sinceros. Lo que es seguro es que a nadie se le ocurriría preguntar con el mismo tono de alarma a un invitado francés por Hollande, a un alemán por Merkel, a un español por Rajoy, o a un mexicano, como el invitado, por el indeseable Peña Nieto, aunque sus políticas de clase y antisociales solo se diferencien de las de los nuevos ‘fenómenos’ políticos en el discurso y la propaganda, pero no en los hechos.

Lo dicho, no sé si Moisés esperaba la respuesta. Sinceramente, por su comentario posterior, que vuelve a centrarse en Trump a pasar de lo dicho por Arriaga, y a pesar de que por su magnífico programa hayan pasado todo tipo de voces con todo tipo de discursos, no lo creo. De todas formas, puede que solo el hecho de que se emita en el Canal 24H de RTVE los viernes a las 00:30h de la madrugada o en La 1 los domingos a las 7:30h de la mañana tenga algo que ver con esa libertad de opinión y contenidos. Pero que no juegue –que sea más discreto y cauteloso–, no vaya a acabar teniendo éxito. Porque a algunos nos gusta su programa, uno de los pocos espacios sensatos y de calidad en esta televisión convertida en circo, y queremos que se siga emitiendo para los pocos que lo vemos (entiéndase el amargo sarcasmo).

Un Comentario

  1. Jorge
    Jorge 27 febrero, 2017

    No sale el vídeo… 🙁

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *