El Ministerio de Justicia convoca diez mil quinientas plazas de juez tuitero

La Audiencia Nacional ya no puede leer más tuits

1131

Redacción/Rokambol/27.02.17

El Gobierno cree que cada día quedan impunes más de un millón de tuits que cuestionan la valía y la bravura de la Casa Real española, la virginidad de la Madre de Dios o la extraordinaria filantropía de los bancos y las empresas eléctricas, entre otros valores patrios. La Audiencia Nacional, según denuncian sus propios magistrados, apenas tiene tiempo de estudiar e interpretar algo más de ochocientos tuits diarios, una cifra muy alejada de ese millón de pequeños y arteros textos que atentan cada día contra el Estado español y sus atributos viriles.

“El juez tuitero es la última esperanza que nos queda a los españoles para salvaguardar la democracia”, ha asegurado el ministro de Justicia, Rafael Catalá, desde la sede de la nueva Audiencia Tuitera, un moderno y amplio edificio anexo a la Audiencia Nacional, donde los jueces tuiteros escudriñarán, en turnos de mañana, tarde y noche, la popular red social a fin de detectar y descifrar el mayor número posible de tuits ofensivos. La Audiencia Tuitera contará, además, con un endiablado sistema informático que permitirá a los jueces tuiteros procesar y condenar directamente por Twitter a los activistas de la red. Según ha explicado el ministro Catalá, la mecánica será muy sencilla, rápida y divertida: El juez tuitero lee el tuit ofensivo, acto seguido retuitea al autor del texto y a la Guardia Civil respectivamente para comunicarles la sentencia correspondiente, y en menos de dos horas el tuitero está intercambiando cigarrillos por chocolate en la prisión más cercana a su domicilio.

Al ser preguntado por la alarmante y creciente delincuencia textual en otras redes como Facebook, Instagram o Snapchat, el ministro de Justicia ha sido tajante. “Cada cosa a su tiempo”, ha dicho.   Más en Rokambol

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here