‘El País’ y Pedro Sánchez

1450
Cartel difundido en Twitter por la Junta de Andalucía con motivo de la concesión de la medalla de oro de la comunidad al director de ‘El País’ Antonio Caño. / @JuntaInforma

Javier Pérez de Albéniz | Cuarto Poder | 28/02/2017

Las ventas del diario El País han caído un 26,4% en el pasado mes de enero en relación a las del mismo mes del año 2016. El mejor periódico de España se encuentra a punto de bajar de los 100.000 ejemplares vendidos: hace un año por estas fechas despachaba 138.000, mientras que ahora está en 102.188. ¿Existe una explicación para este desplome? Se habla de factores diversos, como la migración de los lectores a Internet o la desaparición de puntos de venta. Otra muy interesante nos la ofreció el propio diario El País el mismo día, 23 de febrero, que conocíamos, vía OJD, esos desalentadores datos: creer que los lectores son idiotas.

El 21 de febrero Antonio Caño, director de El País, se mostró muy contento por recibir la Medalla de Andalucía. Caño, el hombre que publicó un editorial llamando a Pedro Sánchez “insensato sin escrúpulos”, entendía el galardón concedido por la presidenta de la Junta de Andalucía Susana Díaz “como una reivindicación del periodismo profesional”. Pero la cosa no quedó ahí. Dos días después de recibir el galardón, el mismo día 23 en que el OJD advertía del hundimiento de su diario, Antonio Caño publicaba en la prestigiosa sección Opinión una sorprendente pieza titulada “¿A qué Pedro Sánchez creemos?”. El subtítulo intentaba explicar el ingenioso, a la par que novedoso, contenido de la misma: “Recopilamos algunas cartas al director de lectores de EL PAÍS que opinan sobre el exsecretario general del PSOE”.

Y aquí viene la falta de respeto al nivel intelectual de los lectores. La recopilación de “algunas cartas al director” sobre Pedro Sánchez era, en realidad, una de las maniobras de manipulación más burdas y mediocres del periodismo reciente. Un insulto al lector capacitado, puesto que la selección estaba formada por apenas cuatro cartas, todas ellas negativas para el exsecretario general que aspira a volver a dirigir a los socialistas. La primera carta, que comienza con una pregunta, acaba alabando a Susana Díaz: “¿Quién manda en el PSOE? Al principio se creía que Pedro Sánchez tenía ese “privilegio”…Entonces, solo quedó que la respuesta a mi pregunta estuviera en el sur, en Andalucía con Susana. Y no lo veo raro ya que de esta comunidad sale gran parte de los votos del PSOE”.

El autor de la segunda carta se tira directamente a la yugular de Sánchez: “¿A qué Pedro Sánchez debemos de creer? ¿Al que dijo que no pactaría con los populismos o al de ahora que apuesta por un pacto progresista con Podemos y los sindicatos? ¿Al que afirmó que la renta básica universal era inviable económicamente o al de ahora que lo ve posible, aunque no haya explicado de dónde piensa sacar el dinero para financiarlo? ¿Al que se refería a España como una nación indivisible o al nuevo Pedro Sánchez que habla de una España plurinacional? Aliarse con los populismos no es el camino que debe seguir el PSOE”.

La tercera carta acusaba a Sánchez de disperso y poco claro: “Ayer, escuchando la radio, oí a Pedro Sánchez que, mientras daba cuentas de sus razones, motivos y propósitos, flotaba y bailaba entre conceptos abstractos y trascendentales tales como igualdad, progreso, unión y otros. Estos no me aclararon nada, tajantemente nada de lo que haría con ningún asunto de repercusión directa y real”. Y la cuarta se mostraba simplemente despiadada con el que fuera líder socialista: “Regresa Pedro Sánchez a dar más guerras internas al PSOE. Y sin ideas… No, Sánchez no busca un socialismo integrador, histórico, fuerte y necesario en la gobernabilidad de España, como ha sido siempre. Parece pretender lo que al final sería un simple partido satélite de Podemos, que terminaría fagocitado y diluido por los más radicales… Qué lástima que este político más conocido como Mr. No es no, el mismo que perdió en sus años de dirigente todas y cada una de las elecciones llevando al socialismo a sus mínimos más históricos, regrese solamente por su ataque combinado de ego, revancha y rencor. ¿Socialista o socialisto?”.

Y se acabó la “recopilación de algunas cartas al director de lectores de EL PAÍS que opinan sobre el exsecretario general del PSOE”. Cuatro, y ni una sola no ya de apoyo al pobre Pedro Sánchez, sino mínimamente equilibrada. Todas sacudiéndole de manera furibunda. ¿Están todos los lectores de El País, TODOS, en contra de Sánchez? ¿El recopilador ha sido incapaz de encontrar una que no le despelleje? Los lectores no son tan idiotas como cree su director. Es más, son plenamente conscientes de que pagar 1,50 euros por El País no es dinero tirado (aún quedan excelentes profesionales), pero sí ayuda a financiar de manera encubierta la campaña de Susana Díaz. Y me temo que, para campañas de financiación corruptas, con las del Partido Popular y Convergència tenemos bastante.

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here