La portavocía es clave para enfrentarse a la prensa facciosa

724

Todos sabemos que la importancia de la portavocía de una agrupación política es clave en la relación de ésta con el resto de organizaciones y la opinión pública.

Un portavoz representa de cara a los medios, que son los que crean opinión para bien o para mal, lo que la agrupación desea transmitir en referencia a sus programas, sus contenidos y su esencia.

El portavoz sale al ruedo impío del imaginario colectivo dispuesto a capear temporales de todo tipo, cuya amplia franja de variedades pasa por desmentir noticias falsas con las debidas evidencias, reparar daños internos debido a circunstanciales imprudencias de algunos miembros del partido o placar el embiste de la parcialidad instrumentalizada de la mayoría de los medios de comunicación, que no dudarán en hacer leña de cualquier desliz de su interlocutor, dispuestos a aferrarse a la más mínima ambigüedad en el discurso de éste para tergiversar o teñir de intencionalidades opuestas sus palabras.

Por ello, la figura del portavoz debe estar irrenunciablemente dotada de una particular habilidad para la improvisación, una elocuencia notable y la sangre fría necesaria para poder reformular  cada respuesta con enunciados diferentes ante la insistencia malévola de la prensa facciosa, devolviéndole de este modo las manzanas envenenadas con parsimonia suficiente como para que el tiempo de debate se agote, y los facciosos se queden con un palmo de narices en su “facciosidad”.

Si en algo la formación morada ha salido debilitada de Vistalegre II es precisamente en la destitución de una portavocía implacable, eficaz y elegante.

La figura del portavoz debe ser independiente y con carisma propio, no puede limitarse a repetir consignas del líder de partido, reproduciendo incluso prosodias, mímicas y latiguillos del mismo en una más que evidente simbiosis emocional que no ayuda a la imagen democrática de la formación. La figura del portavoz no puede basar sus diálogos con la prensa en apuntes y notas predispuestas, y repetir el contenido de las mismas en bucle sin poder de esta manera hacer frente de forma improvisada a los giros y triquiñuelas de los facciosos, siendo de esta forma presa fácil de la dialéctica más básica de lo que el propio partido quiso bautizar como periodismo pantuflo.

El género al que pertenezca la figura del portavoz o su particular implicación personal/sentimental  con otros miembros del partido no puede definir las competencias del mismo, pero tampoco puede excusarlas.

No es de recibo descalificar las críticas hacia un portavoz poco eficaz, estigmatizando a los críticos y críticas con el calificativo de “machistas” por el hecho de que el portavoz en cuestión pertenezca al género femenino. Sería tan falaz y demagógico como decir que afirmar que la violencia en el país vasco tuvo explicaciones políticas es “apología del terrorismo”…y ¿qué hay de más machista que instrumentalizar la igualdad de género para justificar el linchamiento y la estigmatización de aquellos simpatizantes, militantes de base o miembros del partido que juzguen que hoy por hoy, Podemos tiene un problema de fluidez y elocuencia con su portavocía ? La falta de aptitudes (que no de logros académicos o sociales) no puede escudarse en el uso abusivo de la letanía estigmatizadora del “machista racista islamófobo fascista antisemita” tan socorrido por algunos sectores de la mal llamada izquierda progresista. Las competencias no entienden de géneros y negar obviedades no favorece a la credibilidad de una formación.

Repetir en “loop” que “los periodistas denuncian censura en sus medios por parte de sus directivos”, ante la pregunta de los propios periodistas que acusa a “Podemos” de amedrentar a la prensa no es una estrategia válida para ahuyentar la facciosidad de esos medios. Hubiera bastado con recordar  que la oposición ha obligado recientemente a Cifuentes a retirar 8’6 millones de subvención a la asociación de la prensa de Madrid para que el público se hiciera una idea del porqué de los recientes ataques de la APM a “Podemos”, y hubiera mantenido a raya a los cancerberos de la prensa instrumentalizada. En lugar de eso, la falta de información y capacidad de improvisación que la nueva portavoz de la formación morada ostenta rueda tras rueda transmite una imagen de incoherencia y debilidad creciente, de cara a la prensa carroñera, de cara a sus votantes y de cara a sus detractores.

Que la conciencia universal nos pille confesados. Cómo se está echando de menos a un Errejón 2.0, una Bescansa fundadora, una Carmena o una Colau en la portavocía de la formación morada, porque la portavocía es clave para enfrentarse a la prensa facciosa.

COMPARTIR
Artículo anteriorLa APM existe
Artículo siguienteEl papel radical de la renta básica
elchicotriste
Miguel Villalba Sánchez "Elchicotriste" Tarragona, 1972 Humorista gráfico, ilustrador, muralista, caricaturista, dibujante de cómics y psicólogo clínico. Trabaja en medios escritos y audiovisuales como Tottarragona.cat, Notícies Tgn o TV3. Colabora con diarios internacionales como "Le Monde", "Ouest France" o "Siné Mensuel" .Coordinador de la "Setmana del còmic de Tarragona" y co-fundador de la O.N.G. "Dibujantes sin fronteras".

Comentar con Facebook ()

Comentar (6)

6 Comentarios

  1. Querido/a petisuis, ese argumento no lo saco yo, es el que saca la propio Montero o Iglesias ante cualquier crítica a su gestión, al más puro estilo de “si apoyas la causa palestina eres un antisemita”, así que dirige tus quejas a ellos, que son los que hacen demagogia con la igualdad de género. Respecto al día de hoy, siempre me ha parecido muy triste que haya que guetizar al 50% de la población conmemorando sus genitales como si fueran una minoría a proteger o menos válidos que los del género opuesto. Mientras haya que seguir celebrando a alguien por su género esto no funciona, y desde luego lo último que tolera un/una verdadero/a feminista es el sanbenito victimizador y estigmatizador que muchos quieren imponer a las mujeres en una supuesta lucha por la igualdad que sólo huele a patriarcado 2.0. Tal día como hoy las mujeres tienen cosas mejores que hacer que dejarse agasajar por el establishment como si fueran una especie en vías de extinción. No hay nada más patriarcal que el proteccionismo institucional de boquilla. Dixit.

  2. Irene lleva tres semanas en la portavocía y en el artículo se cita una, solamente una actuación que no ha gustado al redactor, en cambio se mencionan mas de una vez el tema de ser mujer, machismo y las implicaciones personales/sentimentales dedicando más espacio a poner la venda antes de la herida que a dar realmente motivos de peso para la crítica que se fundamente en una muy limitada y muy subjetiva apreciación.
    Yo aquí veo que el desencanto y rencor con la portavoz que viene de antes, antes de que fuese portavoz y ha faltado tiempo para encontrar la primera excusa para saltarle a yugular y sacar conclusiones precipitadas que a mi modo de ver no proceden.

  3. En cuanto a la contestación que tuvo la nueva portavoz.

    No creo que tengas datos sufecientes para contrastar si Íñigo es más ORIGINAL o no, de momento. Y yo más bien encuentro un error de contexto:

    La contestación que hizo fue correcta y adecuada para los echos acontecidos, si la APM no hubiera mentido y no tuvieran intenciones de parte malintencionadas.

    Irene se ha equivocado porque se está enfrentando a una jauría sin escrúpulos que van a por todas.

    Luego está el cortoplacismo de la sociedad, que no recuerda lo que pasó la semana pasada, ni tiene en cuenta el pasado.

    Si a esto le añadimos la doble bara de medir, por la que al poder dominante no se le suman los errores y se tienden a justificar y quitar importancia a sus atrocidades.

    Nos encontramos con el error de contexto. Error que comete muchas veces la izquierda, sean del sexo que sean.

  4. La forma en la que has planteado el artículo, tal día como hoy…háztelo mirar.

    Lo que tengas que decir sobre Irene Montero dilo y punto. Sacar el argumento de que es mujer para otorgarte más razón o para no sentirte culpable por ello…me salen exabruptos que prefiero mejor no escribir.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here