Vargas Llosa es la mayor amenaza para el sentido común desde Torquemada

12355

Nadie discutirá a estas alturas que Vargas Llosa ha sido un magnífico escritor, pues más allá de los gustos de cada cual, sin duda lo ha sido. Y no creo que este hecho esté sujeto a opinión. De la misma forma que casi nadie discutirá que hoy este insigne premio Nobel se ha hecho acreedor –con urgencia– del título de mercenario del siglo XXI con summa cum laude.

Y es que este buen señor, al que debieron abducir a mediados de los ochenta del pasado siglo seres de la dimensión omega para convertirlo en un mamarracho, se ha superado y lleva unos años sembradito en sus juicios y afirmaciones. Y lo peor es que parece que en su afán de superarse ha perdido definitivamente la chaveta.

Cómo si no va alguien con una reconocida cultura a soltar sobre el comunicado de la APM relativo al presunto ‘acoso’ de Podemos a los periodistas, que: «Es un fenómeno muy preocupante que en España surjan en estos momentos casos de amenazas como los que acabamos de conocer, porque desde la Transición no había habido nada semejante, salvo quizá los crímenes de ETA, que afectaron tangencialmente al periodismo. Que en estos momentos en España haya un problema de ese tipo, por lo que representa un periodismo independiente y libre, es preocupante».

No se trata de un problema de filias y fobias, sino de lógica y de vergüenza. Y de desprecio a la inteligencia y la capacidad intelectual de la sociedad. Y me refiero con ello a que alguien como el susodicho es sin duda capaz de hacer mucho más daño con un argumento discutible pero asimilable que con esta soplapollez malsana. Aunque quizá me equivoque.

Cabe la posibilidad de que hayamos llegado culturalmente a un punto en el que ciertos personajes consideren que no es necesario siquiera elaborar un poco sus afirmaciones. Y que no tengan solo la impresión de que no es necesario, sino que tengan pruebas de ello y que por tanto todo pueda ser considerado útil para su causa.

Es mucho más que evidente el hecho de que Podemos no tiene ninguna capacidad económica, de relaciones o institucional para suponer amenaza alguna para el periodismo orgánico del régimen, en el que por el contrario se premia la crítica al partido morado. Esta realidad está al alcance de alguien con la capacidad analítica de un niño de párvulos. Pero hay que tener muchas narices para no solo dar por válido el nulo argumentario de la autodesprestigiada APM, sino para atreverse a calificar el objeto de su relato de extraordinario, y más allá, llevarlo hasta un paralelismo con ETA.

Esto no es el desliz de un Nobel trasnochado, es una barbaridad de primera magnitud que, en un mundo sensato, hubiera recibido el rechazo unánime, público y notorio de todo el colectivo intelectual y periodístico de cualquier signo ideológico. Pero qué podemos pretender de un neoliberal declarado, cuando incluso presuntos progresistas orgánicos como Gabilondo o Maraña se han subido a ese mismo carro de las aberraciones.

Vivimos tiempos de demencia generalizada en la estructura del régimen. El problema sería que la sociedad siguiera comprando el discurso de estos enfermos. Y nada parece indicar que no vaya a ser así.

Hay días en los que todo se ve muy negro. Afortunadamente la lucidez también es pasajera a este lado de la barricada, y pronto regresa la esperanza.

Comentar con Facebook ()

Comentar (3)

3 Comentarios

  1. Vargas Llosa hace ya tiempo que viene pateando la cabra, este no es más que un espisodio de su abundante caminar por senderos del oscurantismo del pensamiento, de la sin razon de los sentidos, del negar la realidad de lo que vive la gente para transformarla en un delirio fantastico, veao que hay algunos que se espantan con lo que dijo el autor de la nota, uno veun tono insultante y otro ve agresión por el insulto… al parecer Vargas LLosa no está solo viendo una cosa y dicicendo otra. Esta actitud de Llosa no es un error, es un desatino mayor, fiel a su imagen politica, muy lejos de lo que escribe.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here