Jo, guapi, defiende de Iglesias las misas de La 2

Parece que todo anda sobre ruedas y ya no hay ningún problema que merezca tanto nuestra atención como un buen cotilleo o la oportunidad de señalar con sorna a los famosos o famosillos que por sus limitaciones culturales o intelectuales nos hacen sentir normales. O es eso, o es que debemos estar muy aburridos y rendidos en este país, como para que lo que diga o deje de decir la hija de Carlos Falcó y Fernández de Córdoba (se trata de un solo individuo) e Isabel Preysler, llegue a Trending Topic en las redes y a ocupar portadas en la prensa generalista.

¿De verdad a alguien le importa una mierda lo que pueda decir esta chica incapaz de vocalizar su propio nombre de manera inteligible? ¿O es que a alguien le sorprende lo que pueda llegar a plantear, afirmar o reivindicar?

Lo que sí hubiera sido noticia es que la millonaria (o sea, jo) hubiera exigido justicia o igualdad, recursos para los más pobres, paralizar los desahucios, o que no se desmantele la sanidad pública y el sistema educativo, o que los trabajadores recuperen sus derechos o que los pensionistas dejen de perder poder adquisitivo. Y obviamente, no ha sido el caso.

Tamara Falcó quiere que sigan emitiéndose las misas católicas en el segundo canal de la televisión pública. Pues estupendo. Seguramente también quiere que por los grifos salga Chanel nº 5, o que el que no tenga pan coma pasteles. Yo quiero que se emitan los rituales pastafaris y las danzas de los derviches. Y ni importa unas narices lo que yo quiera, ni creo que importe mucho más lo que ella pueda querer. Con la salvedad de que las misas católicas sí se emiten, en exclusiva religiosa, a pesar de que presuntamente vivimos en un Estado aconfesional (que sigue oliendo a incienso, naftalina y nacional-catolicismo).

Gracias en cualquier caso, guapis, porque sin tu reivindicación ni me hubiera enterado de la propuesta (PNL) de Podemos, que puede resumirse con este párrafo:

“Ante la imposibilidad de dar cabida a todos y cada uno de los sistemas ideológicos y conjunto de creencias, y para que ninguna persona pueda sentirse discriminada, la actitud más sensata de una televisión pública es la de absoluta neutralidad en materia de ideologías, religión o creencias”.

Gracias también a ti, Tamara, al PSOE le va a costar mucho más justificar el no apoyar esta propuesta, máxime sabiendo que hasta el partido de Albert Rivera comparte el argumentario con Unidos Podemos, y defiende la laicidad de Rtve.

Así que no hay mal que por bien no venga. Y quizá hasta deberíamos plantearnos animar a que toda esta fauna pijotrópica se sume al activismo chachi para lograr dar difusión a hechos y noticias que sin ellos y ellas se quedan huérfanas de audiencia.

Venga, a ver quién cuela hoy en Sálvame o Gran Hermano, entre idiotez e idiotez, por ejemplo lo de la mafia de las eléctricas. Y así cada semana un asunto importante.

2 comentarios sobre “Jo, guapi, defiende de Iglesias las misas de La 2

  1. Al margen de gracietas que el artículo pueda suscitar, me llama poderosamente la atención el empeño, por parte de los partidos de derecha y sus correas de transmisión informativa en manifestar un acoso a la religión católica por parte de las izquierdas. Y digo que me llama la atención, porque -si se me permite- voy a diferenciar dos cosas. Una es que, aun no faltándoles motivos para así opinar ante determinadas conductas de las izquierdas en la calle (que todos hemos constatado en pasadas ocasiones) cuando, esta religión, con sus tradiciones, hay que respetarla, lo que NO se puede COMPARTIR de ningún modo, es que las derechas vinculen a lo anterior la polémica sobre el uso improcedente de utilizar una televisión pública para transmitir la misa, cuando existen otras cadenas propias para este fin. Éste y no otro es el debate. También es claro, en mi opinión, que el incremento de audiencia que repentinamente ha sufrido “la 2” a raíz de la campaña para apoyar su emisión, se debe, no tanto a fieles (PP-FALANGE-CIUDADANOS) de la Iglesia Católica, como a una respuesta reaccionaria y sistemática, sin discernir, contra cualquier propuesta de PODEMOS, con independencia de la materia a la que corresponda, como digo.

Deja un comentario