Pulsa "Enter" para saltar al contenido

De la ruta del bakalao a 13TV

Hay ocasiones en las que piensas que mejor sería estarte quietecito, dejar de cotillear las redes y dedicarte a mirar el horizonte o quedarte en Babia, porque de lo contrario puedes acabar jugándote el tipo al darte de bruces con insospechadas actividades de riesgo como la del visionado del siguiente vídeo. De riesgo de sufrir un shock hiperglucémico, una crisis de hipotensión por acumulación de sangre en los carrillos, o peor, de que te contagien su problema. Y no es un problema cualquiera.

Es alucinante lo de la Iglesia. Esto es transversalidad y lo demás tonterías. Son capaces de cobijar bajo el mismo paraguas a organizaciones fascistas como El Yunque, a perturbados pederastas y reprimidos, a Franco bajo palio y Pinochet en las alturas, y a frikis nivel Dios como este par de sospechosos meapilas sin complejos.

No sé si recomendar darle al play, y no lo digo por los traumas que pueda provocar y de los que no me hago responsable. Es más que nada por si, tras el visionado, alguien se pregunta qué tipo de sociedad ha hecho (y hace) posible que lo que representa semejante parvulario del horror, la Iglesia S.A., sea la organización más influyente, rica y poderosa del mundo.

Por cierto, esto no es una parodia como lo del famoso ‘Amo a Laura’. Y es mucho peor.

5 Comments

  1. ANGEL
    ANGEL 16 marzo, 2017

    QUE BASURA VATICANO MIX

  2. angelyo
    angelyo 17 marzo, 2017

    ¡Que crueldad,por Dios!

  3. Chencho9000
    Chencho9000 17 marzo, 2017

    ¿Quien financia esa cadena? No me creo que de beneficios, me Huelo que hay dinero público de por medio

  4. Esther martin castro
    Esther martin castro 17 marzo, 2017

    Me sorprende que iniciativadebate de esto como noticia con lo bueno que es! Por favor más rigor en cuanto a la actualidad de las noticias. Que para lo demás… están los recuerdos del face.

  5. Toni Marin
    Toni Marin 19 marzo, 2017

    J, como la escuches un par de veces se te pega como un chicle. Cuidadin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *