Este futuro no es el que esperábamos

Jaime Richart | Rebelión | 17(03/2017

¿Qué esperaba ayer el ser humano que pudiese ocurrir hoy, después de un siglo de arrojar a la biosfera trillones de toneladas de partículas contaminantes? ¿Cómo es posible que creyéndose capaz de calcularlo todo no calculase, ni calcule, lo más importante para la humanidad: su supervivencia? ¿Cómo ha sido tan necio que no ha calculado las consecuencias de la violación sistemática de la Naturaleza, como una y otra vez un proxeneta viola a una mujer o a otro hombre? ¿Cree que es posible compensar semejante miserable falta de inteligencia con los logros de la tecnología y de la ciencia?

De acuerdo, la ciencia y la tecnología avanzan con la velocidad de vértigo, y la electrónica aporta toda clase de pasatiempos y utilidades. Pero ¿para qué? De los pasatiempos el humano se acabará cansando. Y las utilidades se volverán contra él, porque ¿de qué le servirá al ser humano que la Ciencia y la Medicina le reparen la cadera o el corazón rotos o le extirpen estupendamente un tumor, si lo que luego le espera es eso cada vez más estructural: soledad, tedio, tristeza y quizá desesperación por sus míseras condiciones de vida y por haberle alejado tanto los dirigentes y los explotadores de cada sociedad y del mundo,  de la naturaleza?

¿Cuánto tiempo estará contento por satisfacer fácilmente su curiosidad en las enciclopedias y cuánto durará la excitación de compartir su soledad en las redes sociales? ¿Cuánto puede durarle la sensualidad del dinero, la que proporciona el dinero y la acumulación de dinero… si es que tiene acceso al dinero?

El ser humano está sacrificando la cultura, la filosofía, las humanidades y los valores más antiguos del espíritu y de la mente. Y todo para venerar al coche y a la electrónica. Y todo para  rendirse a una comodidad que ya no sabe disfrutar y que  le irá conduciendo a la molicie colectiva y al embrutecimiento antes de perder la capacidad de pensar y antes de adquirir la destreza de pensar por cuenta propia.

A diferencia del ave, que no se jacta de saber volar, se ufana el humano de su inteligencia. Y sin embargo no ha conseguido averiguar cuál es el sentido de la vida ni hacia dónde se dirige él, ni hacia dónde camina la civilización a la que pertenece. Hoy día, precisamente gracias a la tecnología conocemos hasta qué punto en el animal están presentes la compasión, la solidaridad y la inteligencia, mientras los dirigentes del mundo carecen de compasión, de sentimiento de solidaridad y de inteligencia natural llevando al planeta y a la humanidad hacia el abismo.

Pase que en los primeros 50 años no reparase en las gravísimas consecuencias de los excesos cometidos contra la Naturaleza. Pero cuando años después el caos climático, que sólo los cretinos niegan, es manifiesto y manifiestos los estragos que causa, el humano pone también a prueba su escasa inteligencia respecto a las capacidades que la ciencia le atribuye y de las que él se pavonea.

Sea como fuere, lo cierto es que poniendo muy en duda la inteligencia útil para todos, algunos sociobiólogos pronostican precisamente que el suicidio de la humanidad será su último avatar…

Jaime Richart, Antropólogo y jurista
.

5 comentarios sobre “Este futuro no es el que esperábamos

  1. Muy bién tirado el artículo, hasta que llegas a la parte donde pinta un reino animal donde impera la compasión y solidaridad….menuda farsa. Nada más alejado de la realidad. Eso no es el reino animal, será el arca de Noé..una película de dibujos animados de walt disney, o un delirio, pero el reino animal ni de broma. El reino animal es un sitio salvaje donde comes o te comen, una jerarquía depredadoras donde manda el más fuerte. Los que mejor se adaptan se reproducen sin para hasta hacerse plaga. Y en esas estamos. Saben de sobra los que están en lo alto de la jerarquía depredadora humana que somos una plaga y nos tratan como tal. Dice que el ave no se jacta de saber volar, otra gilipollez, solo hay que ver lo que se jacta un pavo real, que encima ni volar sabe…El universo no es un sitio acogedor ni de armonía solidaria, es otra selva donde los agujeros negros devoran estrellas planetas y todo lo que alcancen inexorablemente.

    Todo el mundo sabe que la tierra gira alrededor del sol , ese astro irradiador de luz y de vida..pero pocos, muy pocos, saben que el sol gira entorno a un agujero negro que espera con un apetito insaciable el momento de engullirlo.

    Por muy bien que se trate el planeta está sentenciado. Su fin ya tiene fecha aproximada. Igual que todos vamos a morir por mucho que recemos todo el día. El sentido se la vida es vivir. La vida es todo el sentido, y todos los sentidos. La humanidad es precisamente lo valioso y lo que nos hace solidarios y compasivos. Otra cosa es que los dirigentes del mundo carezcan de empatía, y en el mundo manden los psicopatas. En gran medida porque afanados antropólogos y abogados en vez de describir los hechos reales y educar a la población a tomar conciencia y librarse de ellos, los protege escribiendo artículos estupidos y utópicos como este. Dos carreras para escribir este artículo pueril que podría escribir cualquier adolescente. Este es el nivel de la Universidad española. Y aün habrá aprobado con nota este pedazo de gilipollas engañabobos…

    1. De acuerdo totalmente con el artículo, y una puntualización a “uno que pasa”

      LOS ANIMALES MATAN SÓLO PARA SOBREVIVIR, como individuo y como especie

      LOS PSICÓPATAS que rigen los destinos del Planeta, DESTRUYEN LA VIDA, en todas sus manifestaciones, SÓLO POR CODICIA, y los efectos los sufrimos todos los seres vivos

      1. Los leones matan a las crías de otros leones solo por follar…

        ¿En serio te crees que un gato mata pájaros y ratones solo por sovrevivir?

        ¿Crees que si cualquier animal se rompe algo o enferma la naturaleza y el resto de animales van a sentir compasión y van a ser solidarios? Lo dicho, cuanto daño hizo Disney…

    2. lo del agujero negro….antes creo que la Vía Lactea colisionará con Andromeda que, que el agujero negro super-masivo del centro de nuestra galaxia se nos trague. Mas que nada porque están en un equilibrio entre succión y repulsión que se llama órbita. Si es que la raza humana llega a ver eso, que ya es muy complicado que la especie humana llegue a vivir miles de millones de años, para ese entonces un ser mas avanzado, le evolución del ser humano(con menos defectos y mas virtudes, eso hace la evolución) ya sería capaz de irse a otro planeta, en otra estrella o galaxia. Lo del fin del planeta, es muy poco probable, antes que muera la tierra, el ser humano seguramente ya no exista. Ya que lo mas resistente del planeta, es el planeta en si, los seres vivos que lo habitamos somos débiles. Al final la Tierra sobrevivirá a nosotros, ya que la materia inerte es mas resistente que la materia viva. Entonces si quieres sobrevivir, conviertete en materia inerte. Transfiere tu mente a un ordenador en el que puedas cambiar las piezas que se estropeen. Aunque sería una existencia muy triste.

      1. interesante, porque no hay la más mínima duda de que lo mejor para la supervivencia del planeta , para frenar el cambio climatico, y para la supervivencia de la vida y las demás especies es que el ser humano se extinga.

        De ahí que el desarrollo de la inteligencia artificial y el diseño de máquinas por otras máquinas comprometa seriamente la vida del hombre. No es una reflexión mía, ni de ningún autor de ciencia ficción, sino la seria advertencia de un tal stephen hawking.

Deja un comentario