Carrero Blanco que estás en los cielos

Han condenado a una persona por bromear sobre una dictadura que no puede ser condenada pese a sus crímenes. Es una broma de muy mal gusto que la criminal termine siendo una ciudadana y no el criminal al que se refiere. Estos jueces castigan con pena de prisión a una tuitera en un país en el que Billy el Niño está libre.

6689

Javier Gallego | El Diario | 30/03/2017

La Audiencia Nacional ha ascendido a Carrero Blanco a los cielos más aún que la bomba de ETA y ha tirado a la Justicia española a una cuneta con el resto de las víctimas del franquismo. Eso han hecho tres jueces de la Audiencia, Juan Francisco Martel, Carmen González y Teresa Palacios, que han condenado a la tuitera Cassandra Vera a un año de cárcel por sus chistes sobre el presidente del gobierno franquista al que consideran víctima del terrorismo. Niego la mayor. Carrero no es víctima del terrorismo, es verdugo de un régimen terrorista, que es justo lo contrario.

Todo está al revés en esta insostenible, incongruente y grotesca sentencia propia de un sistema totalitario, no de una democracia. Se juzga en serio el humor, la libertad de expresión se castiga con cárcel y se llama terrorismo a la sátira, terrorista a quien bromea y víctima a la mano derecha de un dictador. Es un insulto a las verdaderas víctimas, las del franquismo, y a sus familias, que no han podido ver cómo se juzga a sus torturadores y asesinos, pero tienen que leer que uno de los máximos responsables del régimen merece “respeto y consideración”. Él no lo merece porque no es víctima y por tanto tampoco lo son sus familiares. Respeto y consideración merecen los muertos en las cunetas, no el régimen que los enterró allí.

Argumentan los magistrados que las víctimas del terrorismo lo son siempre con “independencia del momento en el que se perpetró el sangriento atentado”. Mentira. Es una aberración separar los hechos del contexto, un juez lo sabe tanto como un historiador. Los atentados contra el nazismo en la Segunda Guerra Mundial no son terrorismo, son actos de heroica resistencia, lo mismo que el asesinato de Carrero Blanco fue un acto de sabotaje a una dictadura genocida. ETA se convierte en terrorista después. Entonces, el terror lo perpetraba el Estado franquista. Estos jueces no condenan sólo a una inocente sino que reescriben la Historia para indultar al fascismo.

Pero no sólo la Historia y la moral dicen que el atentado de Carrero no fue terrorismo, lo dice la Ley de Amnistía de 1977 que exoneró a sus responsables, como eximió de culpas al franquismo. Ahí nace la gran paradoja que convierte este proceso en kafkiano. Se llama terrorismo a lo que la legalidad española no reconoce como tal y se condena a una persona por bromear sobre una dictadura que no puede ser condenada pese a sus crímenes. Es una broma de muy mal gusto que la criminal termine siendo una ciudadana y no el criminal al que se refiere. Estos jueces castigan con pena de prisión a una tuitera, en un país en el que Billy el Niño está libre.

La sentencia no es sólo un peligroso retroceso en las libertades, es un retroceso temporal hasta el franquismo. Hay jueces, políticos y policías que atufan a pasado y quieren devolvernos al Estado policial. En los últimos meses, estamos viendo cómo se persigue como terrorista a quien ejerce la crítica o la sátira. Uno de cada tres casos de terrorismo que se juzgan hoy en España, son casos de libertad de expresión. Ahora que ETA no mata, matemos al mensajero, hagamos que la gente sienta miedo de nosotros. Esta sentencia da miedo, sí, porque es una advertencia para que nos estemos callados y seamos sumisos.

Dicen los magistrados que la tuitera es culpable de “desprecio, deshonra, descrédito, burla y afrenta” a las víctimas. Pero son ellos los que desprecian la verdad, deshonran su profesión y generan descrédito hacia la Justicia con una sentencia que es una burla a la inteligencia y una afrenta a la libertad. Carrero no es la víctima, la víctima es Cassandra, a la que esta sentencia -si el Supremo no lo remedia- le destroza la vida, la inhabilita para ser profesora como quería y le va a hacer perder la beca con la que estudia. La víctima es el Estado de derecho, las víctimas somos nosotros.

Comentar con Facebook ()

Comentar (4)

4 Comentarios

  1. Pues sí que es cierto -por los hechos que venimos constatando- que ante cualquier broma… ‘macabra’, la Casta la identifica con ‘enaltecimiento del terrorismo’. Evidentemente yerra la Justicia en su condena a Cassandra por sus tuits sobre Carrero Blanco, pues, aun siendo de mal gusto (y esto lo compartimos la mayoría), es claramente desproporcionada, además de no dignificar, resoluciones como esta, a una Justicia bastante denigrada ya por su politización.

    De todos es conocido que el problema para la Justicia española ante la ciudadanía surge cuando los jueces y fiscales no dirimen con la imparcialidad que debieran los hechos que motivan las Sentencias, beneficiando sistémica y “causalmente” en virtud del estatus social y económico a los imputados que delinquen a costa del erario público con graves perjuicios a los españoles, generando sus Fallos (de carácter infumable) agravio comparativo para con los ciudadanos que carecen de semejante estatus.

    Por otra parte, es inconcebible que los tribunales tengan que dedicar su tiempo a causas cuya vía de tramitación no es la judicial, como el caso que nos ocupa, pero también el de los Sres. Zapata y Bódalo -por citar algunos ejemplos- cuando existen otros muchos casos dignos de ajusticiar, pero que, bien por falta de recursos humanos, o porque políticamente interesa su paralización, se han dejado prescribir, provocando…más que “indignación”… cabreo ciudadano generalizado, precisamente lo contrario de la buena convivencia para la que deberían trabajar y generar con sus resoluciones.

    En función de lo expuesto, es claro que la Justicia, ya sea en la mayoría de casos por interpretación de las leyes por los magistrados que responden a su politización, o porque las establecidas son injustas, éstas, con sus legisladores deben cambiar cuanto antes, por salubridad.

  2. Y que esperábamos de la audiencia nacional. La audiencia nacional es el nuevo TOP (El tribunal de orden publico )
    Al margen de que Carrero Blanco se lo cargo la CIA, si información es poder, hoy con internet más.
    A la derecha española carpetovetónica y a sus jueces, ya no le quedan argumentos.
    Este triste país es un remedo de todo menos de Justicia, Libertad y democracia .
    Ana de la Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here