Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Lo de la Audiencia de Madrid admitiendo la denuncia a Wyoming y Dani Mateo riza el rizo

Partamos por puntualizar una cuestión que parecen olvidar incluso los críticos con este nuevo disparate, que están más centrados en culpabilizar a los denunciantes o, como excepción entre los más valientes, a los jueces de la Sección 1ª de la Audiencia Provincial de Madrid por admitir semejante majadería, que en buscar el origen del problema. Y parece que ahí se acaba su responsabilidad.

Primero habría que decir que los querellantes, miembros de la Asociación para la Defensa del Valle de los Caídos (ADVC), y aunque todo pudiera ser, es difícilmente creíble que sean personas en su sano juicio. Y de todo lo que hacen y defienden, lo menos raro es que se querellen contra unos humoristas. A ver si ahora nos vamos a sorprender de lo que hagan personas que hasta se han asociado para ‘defender’ la monstruosidad en la que descansa un truculento dictador genocida. Una monstruosidad que fue levantada a base de trabajos forzados (forzados sobre los hombros de los demócratas que perdieron la guerra contra unos golpistas), y en muchos casos sobre los huesos de esas pobres personas.

Segundo, hay que recordar que la alta judicatura de este país es una de las muchas herencias del franquismo y sigue mayoritariamente en manos de las mismas familias a las que el régimen situó en el escalafón para su propia tranquilidad. En cualquier caso sí resulta mucho más preocupante que en el caso de los denunciantes la renuncia de estos jueces a guardar unas apariencias que hasta no hace mucho sí se cuidaban. Pero la deriva totalitaria del país se está agudizando en todos los sentidos, y en este fundamental particular no iba a ser menos.

Y tercero, ni los primeros ni los segundos serían protagonistas de nada, a pesar de sus peculiaridades, si la redacción por parte del legislativo de ciertos artículos del Código Penal no fuera una auténtica aberración jurídica preñada de fascismo y nacional-catolicismo.

Concluyendo: nuestras leyes, y no precisamente desde ahora mismo sino desde 1978, están preparadas para que el país, sin necesidad de declarar estados de excepción, sea una auténtica dictadura. El tono con el que se aplican estas leyes solo depende del tono general de la sociedad o de sus mayorías políticas. Y ahora mismo tres cuartas partes del parlamento pertenecen a la extrema mafia o a la mafia extrema, ya sin caretas. ¿Qué esperábamos?

2 Comments

  1. Makinavaja (El último poeta)
    Makinavaja (El último poeta) 7 abril, 2017

    Sirve lo que comentaba en otro artículo: AN = TOP franquista sin disimulos ni caretas.
    ¿Necesitáis más pruebas?
    Yo no.

  2. Tony indignado
    Tony indignado 8 abril, 2017

    Lo que está pasando últimamente con el humor de la izquierda llevando a todos a los juzgados, no hay quien lo entienda; está claro que la Justicia es muy favorable al PP y que no tienen otra cosa que hacer, además de que Dani Mateo se refería a la arquitectura de la cruz, según ha explicado. Después dicen que no estamos en una dictadura. Manda huevos!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.