Pulsa "Enter" para saltar al contenido

La intervención de los EEUU en Siria huele a Iraq, o a Libia, huele a gran mentira, huele a CIA

El supuesto ataque con armas químicas del ejército sirio, recibe la respuesta de un cobarde bombardeo Yanqui. Lo hizo en la madrugada de este viernes, cuando su Marina lanzó 59 misiles de crucero Tomahawk, cada uno con una carga explosiva de 500 kilos, (cerca de 30 toneladas), sobre la base aérea de al-Shayrat, situada en las afueras de la ciudad de Homs. 59 misiles lanzados desde los destructores Ross y Porter, que tienen su base en Rota, en la provincia de Cádiz (ESPAÑA). Un ataque sin previa declaración de guerra sobre un estado soberano.

A mí todo esto me huele a Iraq, a gran mentira, me huele a CIA.

En Iraq según Occidente y la OTAN había armas químicas. Sadam Husein, fue ejecutado después de una guerra relámpago brutal que destruyó el estado Iraquí, después se demostró que era mentira, que esas armas no existían, pero no pasó nada, Iraq está ya está destruido y sin estado, por lo que también sin soberanía y ahora el Estado Islámico controla gran parte del territorio, mientras el pueblo iraquí vive en una eterna guerra y torturado por los terroristas del EI.

En Libia decían que Gadafi había ordenado el bombardeo de masivas manifestaciones con cazas armados con misiles, que sus soldados eran mercenarios que tomaban “viagra” para violar mujeres como arma de guerra, eso sí, todas estas informaciones no estaban fundadas en ni una sola imagen que lo corrobore y nada de lo denunciado pudo ser demostrado después. Finalmente Gadafi fue asesinado, ahora Libia es otro país destruido y sin estado en manos del Estado Islámico y las distintas facciones de los señores de la guerra que exterminan a su propio pueblo.

El caso de Siria se parece demasiado al de Iraq o Libia, los medios de comunicación dan las mismas noticias y proporcionan las mismas pruebas irrefutables que hoy damos por verdades porque salen en los medios.

No voy a defender a sátrapas y dictadores. Y Gadafi, Sadam Husein y Bashar al-Ásad lo son sin duda, ¿pero desde cuando la OTAN y Occidente se dedican a sacar dictadores del mundo?, en todo caso los ponen, los apoyan, los financian, siempre y cuando estos países entreguen su soberanía nacional y estos dictadores se pongan al servicio de sus intereses.

Dictadores como Franco, Trujillo, Somoza, Pinochet y muchos otros así como las más brutales monarquías, han sido amigos y aliados de los EEUU.

Arabia Saudí es una de las más brutales dictaduras que han existido en el mundo. Financia al terrorismo del Estado Islámico y está llevando a cabo una guerra genocida contra el Yemen, pero es amigo y aliado de Occidente porque controla el precio del petróleo y les sirve de perro de guerra en la zona.

Marruecos mantiene una ilegal ocupación militar del Sahara Occidental, tortura al pueblo saharaui y a su propio pueblo, es caldo de cultivo de terroristas, pero es amigo de Occidente y de los intereses de la oligarquía en esa zona geoestratégica.

Pero los EEUU siempre han hecho lo mismo, atentados de falsa bandera les han servido como coartada para provocar guerras. La mayoría guerras para expoliar recursos energéticos y colocar gobiernos y dictaduras afines controlados por la CIA.

Ya en la guerra hispano estadounidense en Cuba un atentado de falsa bandera les sirvió como disculpa para entrar en la guerra de independencia hispano cubana y hacerse con el control de Cuba.

El hundimiento del acorazado USS Maine en el puerto de la Habana, en 1898, fue en su momento achacado falsamente a España para poder intervenir. Los propios EEUU llevaron a cabo un atentado de falsa bandera para poder intervenir en Cuba sin importarles que para ello tuviesen que asesinar a su propia gente.

Ni los EEUU ni la OTAN se dedican a exportar democracia, ni mucho menos a derribar dictadores, simplemente defienden sus intereses y asesinan o destruyen a los pueblos que no se arrodillan lo suficiente y les entregan la llave de sus economías. La función de estas guerras por recursos energéticos y zonas geoestratégicas no es salvar a pueblos de gobiernos tiranos, sino destruir estados para colocar gobiernos títeres y dictadores “amigos”.

5 Comments

  1. Nicolas
    Nicolas 8 abril, 2017

    Hay una guerra de comunicación en el mundo, sin embargo hay satélites que vigilan, y no solo satélites americanos sino rusos, europeos y chinos. Ha habido un bombardeo de civiles y nadie ha dicho que los aviones no fueran sirios. Podrían haber sido turcos o israelitas, pero nadie da pruebas de que no fueran sirios. Ni siquiera el propio régimen de Assad. Otra cosa es que hubiera un almacén de armas químicas entre los puntos bombardeados, pero qué casualidad !!!
    Siria no es Libia ni Irak. Es mucho más pobre en recursos naturales. Y tiene aliados que la defienden, como Iran o Rusia. El planteamiento de los americanos no puede ser el mismo que en Irak o Libia.
    El problema no es tan sencillo como plantea el artículo, con un bando de los “pueblos en lucha” y un bando de los malos (con los imperialistas americanos a su cabeza). Hay un gobierno despiadado en Siria, una guerra civil incomprensible para nosotros con facciones que luchan entre ellas hoy y se alían mañana. Y un Estado Islámico que representa la versión gore de “los pueblos en lucha”, que controla un tercio del país y que consigue que rusos y americanos puedan casi verse como aliados. Venezuela o Cuba son otra historia. Allí los gobiernos se envuelven con la bandera de la lucha por el pueblo trabajador, mientras los dirigentes amasan propiedades a la chita callando.

  2. Julen Lizaso
    Julen Lizaso 8 abril, 2017

    Nicolas…una buena amiga mía y bella castellana dice que el que juzga es porque no sabe, pues una vez que sabe ya no juzga porque lo sabe.

    Así me parece que si te esfuerzas un poco en cumplir la segunda parte del dicho y vuelves a escribir tu comentario, lo harías de otra manera…como mínimo con otro conocimiento.

    Buen día.

    iulen Lizaso

  3. DavidHq
    DavidHq 8 abril, 2017

    -El Mirador Global- .El 14 de enero de 2014 Richard Lloyd, ex-inspector de armas de la ONU, y Theodore A. Postol, profesor de Ciencia, Tecnología y Política de Seguridad del Instituto Tecnológico de Massachusetts, presentaron en Washington un detallado informe sobre el ataque químico que tuvo lugar en la Ghouta oriental de Damasco el 21 de agosto de 2013.
    El gobierno de Al Assad fue acusado entonces por la OTAN, sus ONGs y los medios corporativos occidentales de haber ejecutado este ataque químico, el cuál fue utilizado como argumento para reclamar una intervención de la “comunidad internacional” en Siria, es decir, un “bombardeo humanitario” con la excusa de “proteger a la población civil” (la doctrina R2P, Responsibility to Protect) tal y como había ocurrido en Libia en 2011.
    Sin embargo las conclusiones del informe no pudieron ser más contundentes: desde un riguroso punto de vista técnico y científico era imposible que el ataque químico hubiese sido lanzado desde las posiciones que ocupaba el ejército sirio. Las pruebas presentadas por la inteligencia estadounidense eran “erróneas”, es decir, eran pruebas falsas o manipuladas (si dejamos a un lado el lenguaje diplomático) y “necesitaban ser explicadas” por parte de Washington, según estos expertos…La alta funcionaria de la ONU Carla del Ponte, cuando dirigía la Comisión Internacional de la ONU sobre Siria a principios del año 2013, afirmó que eran los “rebeldes” y no el gobierno quienes estaban utilizando gas sarín contra los civiles en Siria en aquel momento. La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPCW, por sus siglas en inglés) no tuvo más remedio que reconocer, dos años y medio después de iniciar su investigación, que fueron los “rebeldes” y no el gobierno quien llevó a cabo el famoso y tan manipulado ataque con gas sarín en la Ghouta oriental de Damasco en agosto del año 2013. https://adolfoferrera.wordpress.com/2017/04/06/idlib-ni-un-ataque-quimico-del-gobierno-ni-un-ataque-terrorista-de-falsa-bandera/

  4. DavidHq
    DavidHq 8 abril, 2017

    Daraa, el origen censurado de la guerra terrorista contra Siria -El Mirador Global-. La realidad en Daraa y el resto de Siria fue otra bien distinta a la relatada desde Occidente y fue sistemáticamente ocultada por los grandes medios corporativos que seguían el guion preestablecido de los gobiernos de la OTAN y sus aliados. Estos grupos terroristas takfirís no surgieron como una consecuencia de la “inestabilidad” o de la “guerra civil” en Siria, sino que fueron la causa de esa “inestabilidad” en Siria. Fueron introducidos para crear la guerra, y no al revés… Desde el inicio de estas manifestaciones en Daraa, estos grupos armados bien organizados encabezaron estas violentas revueltas y dispararon contra la Policía que en muchos casos se encontraba desarmada. Algunos francotiradores dispararon también contra los propios manifestantes y las fuerzas de seguridad, tratando de crear caos, confusión, un incremento de la violencia y provocar el endurecimiento de la respuesta por parte del gobierno. Además se incendiaron las sedes del partido Baas, el Palacio de la Justicia y varios edificios públicos más en esa localidad. Días antes del inicio de estas manifestaciones y revueltas del 17 y 18 de marzo, el gobierno y las fuerzas sirias habían interceptado varios camiones procedentes de Irak cargados con armas, fusiles, granadas y explosivos con destino a Siria a través de Jordania. Hablamos de días y semanas antes de producirse estas manifestaciones que supuestamente fueron espontáneas. Por ejemplo, el 11 de marzo de 2011, uno de estos transportistas que fue interceptado en el cruce del sur de Tanaf, cerca de la frontera siria con Jordania, declaró que las armas que trasportaba procedían de Bagdad y que había recibido 5.000 dólares para trasladarlas a Siria [1]. En 2012 el ex militar saudí y presidente del Centro de Estudios Estratégicos de Jeddah, Anwar Al-Eshki, reconoció ante la BBC que Arabia Saudí había enviado armas a sus correligionarios de la mezquita de Al Omari en Daraa para que iniciasen una insurrección armada contra el gobierno [2]. Algo similar hizo el ex-primer ministro catarí, Sheikh Hamad Bin-Jaber al-Thani, durante una entrevista para el Financial Times [3] donde reconocía la intervención de países como Catar y Arabia Saudita en las “primaveras árabes” de Libia y Siria, financiando y armando a los grupos terroristas desde su inicio en 2011. EE.UU. también envió armas con destino a Daraa (y el resto de Siria) desde los muelles que controlaban en Bengasi, en Libia, antes de iniciarse la falsa “revolución” ese triste 17 de marzo de 2011. Primero llegaron las armas, que se almacenaron en la mezquita de Al Omari (Daraa) que sirvió a su vez como centro de operaciones para la Hermandad Musulmana local y el Partido de la Liberación (Hizb ut-Tahrir) [4]. Y más tarde llegaron los terroristas, en un primer momento también procedentes de Libia donde un mes antes se había iniciado otra guerra de invasión – llamada en occidente “primavera árabe” – organizada por la OTAN para destruir el país y eliminar a Gadafi y su proyecto panafricano. el apoyo mayoritario de los sirios hacia su gobierno así como su oposición frente al terrorismo takfirí que invadía el país desde marzo de 2011 era más que evidente, como atestiguan tanto las imágenes como los testimonios de diferentes activistas que trabajaban en Siria en esos momentos. Incluso algunas encuestas publicadas desde lugares como Catar o el testimonio directo de los “rebeldes moderados” apoyados por Occidente, es decir, el testimonio de sus enemigos directos que luchaban contra el gobierno sirio sobre el terreno, evidenciaban el claro apoyo que Bashar Al Assad tenía por parte del pueblo sirio desde el inicio de la “revolución”, ese pueblo al que supuestamente estaba “asesinando”.
    En 2012 Reuters, el Guardian y el Times Magazine reportaron a tres líderes del ‘Ejército Libre Sirio’ (ELS) en Aleppo diciendo que el Presidente de Siria tenía un ’70 %’ de apoyo; o que la población local ‘son todos leales al criminal Bashar, y nos delatan’; o que son ‘todos informantes… nos odian. Nos culpan de la destrucción’. La impopularidad, claro, es fatal en una revolución; aunque para un fanático religioso es sólo un inconveniente. Estos tres grupos del ELS mantenían buenas relaciones con al Qaeda. [14]
    Todo este apoyo popular al gobierno sirio se pudo confirmar el 3 junio de 2014 cuando Al Assad ganó las elecciones presidenciales con un 88,7% de los votos, tras una participación del 73,42%, muy alta a pesar de estar en plena guerra de invasión terrorista y de todos los impedimentos que pusieron los países occidentales y sus vasallos para que los sirios en el extranjero pudieran votar en esas elecciones [15]. De estos resultados electorales hay que destacar que los “refugiados sirios” que se encontraban en países como Líbano y Jordania y que pudieron participar en aquellas elecciones votaron mayoritariamente a favor del gobierno de Bashar Al Assad, lo cual, una vez más, desmonta toda la narrativa difundida desde Occidente por parte de los gobiernos, las grandes ONGs, la yihad mediática y la izquierda corporativa. No huyen del gobierno, huyen de los terroristas de la OTAN-CCG que iniciaron la guerra contra Siria sin importarles la vida de los sirios.
    https://adolfoferrera.wordpress.com/2017/01/14/daraa-el-origen-censurado-de-la-guerra-terrorista-contra-siria/

  5. Nando
    Nando 12 abril, 2017

    Se ve que Nicolás está bien informado ¡pero que muy bien informado! ¡viva Nicolás en facha! ¡Viva él si señor!. Bromas aparte, yo te preguntaría donde lees lo que comentas porque creo que te has equivocado de tema, de ideología (la tuya está más que clara).
    Jamás en ninguna parte del mundo un gobierno al que le han montado una guerra en su país por no plegarse a lo que piensen los genocidas yanquis con sus amigos genocidas israelíes, saudíes, la UE, y demás sátrapas del mundo mundial, resiste sin el apoyo multitudinario y férreo de todo su pueblo y su ejército. Jamás nadie con un mínimo de (buena) y veraz información es capaz de escribir barbaridades como nuestro “amigo Nico”. Descanse en paz, amén..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *