Indra, pucherazos y nervios. No os paséis de listos

10649

Veo que hay por ahí más de un periodista, también de los de presunta izquierda (muy muy presunta), que hasta pierde las formas cuando alguien recuerda que INDRA, la empresa investigada estos días por los casos de corrupción de actualidad, que ya ha estado salpicada en muchísimos otros casos anteriores, y que resulta ser a su vez la sempiterna responsable del escrutinio en las elecciones, hace recuperar las sospechas de pucherazo electoral. Y no pierden solo las formas sino hasta el sentido común negando la posibilidad de algo que, haya ocurrido o no, sí es posible a pesar de que algunos insistan todo lo que quieran negando la mayor. ¿Por qué se ponen tan nerviosos?

Lo dije en su día y lo repetiré un millón de veces, pese a que parece que este hecho, que es el fundamental, no importa a casi nadie. Tampoco a los que con la mejor voluntad se hacen un lío con mil posibilidades, estas sí, que no vienen para nada a cuento: nadie debería poner en duda, al margen de mínimos errores, y con condicionamientos del aparato del poder aparte, la seguridad del recuento del actual sistema electoral tal y como está redactado en la LOREG. Pero, y viene aquí el ‘pequeño’ matiz: la LOREG NO SE CUMPLE en el apartado fundamental. No se realiza el escrutinio general según lo estipulado.

¿De qué sirve que el recuento manual en las mesas sea correcto; que la información sea custodiada hasta el Juzgado de turno, y que estos datos locales verificados e íntegros sean correctamente enviados a la empresa responsable del escrutinio, si el cómputo provisional entregado al Ministerio de Interior por esa empresa no se verifica posteriormente y se da como válido?

La Ley, en lo que nos ocupa, dice lo siguiente:

104.1 “Cada Junta se reúne, con los representantes y apoderados de las candidaturas que se presenten, en la sede del local donde ejerce sus funciones el Secretario.”

105.2 “A continuación, el personal al servicio de la Junta procede, bajo la supervisión de ésta, a la apertura sucesiva de los sobres referidos en el artículo 100, párrafo segundo, de esta Ley.”

Sobres referidos: El primer sobre contendrá el expediente electoral, compuesto por los siguientes documentos: a) El original del Acta de constitución de la Mesa. b) El original del Acta de la sesión. c) Los documentos a que esta última haga referencia y, en particular, la lista enumerada de votantes y las papeletas a las que se hubiera negado validez o que hubieran sido objeto de alguna reclamación. d) La lista del Censo electoral utilizada. e) Las certificaciones censales aportadas.

Pues bien, sistemáticamente no solo no se hace esta apertura de sobres y su posterior recuento por defecto y obligación, sino que incluso mediando reclamaciones se niega por principio tal posibilidad a cualquiera que reclame, llegando a justificar la negativa aludiendo a una ley “obsoleta” (pero en vigor), y fiando la responsabilidad del escrutinio, precisamente, a una empresa privada, que puede estar o no manchada por casos de corrupción, y a sistemas informáticos que pudieran facilitar el fraude muy por encima de los recuentos manuales.

Esto es solo un ejemplo de los miles que se pueden encontrar, y de un partido nada sospechoso de izquierdismo revolucionario: enlace [(Fuentes del PP consultadas explicaron que, efectivamente, desde hace varias elecciones no se abren ya todos los sobres y entienden que la ley está «obsoleta»)]

El asunto principal, el verdaderamente trascendente, es que se ha estado incumpliendo la Ley desde hace muchísimos años, y que los resultados de todas esas elecciones celebradas deberían haber sido invalidados.

Seguro que, pese a lo comentado –que es algo que ya debiera haber sido denunciado por algún partido político, y que sorprendentemente ni se ha mencionado a pesar de su máxima gravedad e ilegalidad–, hay quien confía en los recuentos que se hacen con las actas de los apoderados, y en lo que se parece mucho a un acto de fe sustentan su confianza y la fiabilidad del sistema en la posible rigurosidad de los presuntos primeros interesados: los partidos. Y no es un mal argumento, pero está muy lejos de ser válido por mil y un motivos que suelen escapar al que no haya buceado mínimamente en el estercolero político. Incluso que escapa en muchos casos (no en todos) a quienes de forma voluntaria y altruista han estado colaborando en esos mismos recuentos.

En fin, no voy a extenderme mucho más. Es solo que me parece mentira la osadía (o algo muchísimo peor) de los que sabiendo todo esto que he comentado y más, todavía se atreven a hacerse los escandalizados cuando alguien recuerda quién es el responsable de los resultados electorales:

Pues sí, es como para no dejarlo pasar, Ramón. Y es como para hacérselo mirar, Íñigo… Sáenz de Ugarte.

Ya que has llegado hasta aquí, no te pierdas este documento en el que, como complemento a lo ya apuntado, se hace un buen resumen sobre el particular en el 26J.

Comentar con Facebook ()

Comentar (2)

2 Comentarios

  1. Importante artículo que desgraciadamente nos revuelve el estómago una vez más. Fuimos muchos miles los que nos sentimos estafados por el gobierno más corrupto de la España transdictatorial a la vez que defraudados por la falta de combatividad de los dirigentes del partido para exigir aclaraciones por las muchas sospechas de irregularidades en el recuento de los votos, para desenmascarar el “pucherazo” que se presumía. Podemos había logrado en menos de 3 años hacer temblar los cimientos del sistema del robo y el engaño y la gente pedía más, la gente estaba dispuesta a defender lo que consideraba suyo: el derecho a codirigir cuando menos los destinos de la nación.

    Sin embargo, parece que nuestros dirigentes se vieron sorprendidos por el propio éxito. Es comprensible el vértigo de la responsabilidad de conducir un país de 45 millones de personas en las condiciones de interinidad en que nos encontrabamos en aquellos momentos. Quizá la comprensión o cuando menos, la intuición de esta circunstancia (sin olvidar la comodidad del sofá por otra parte), fue lo que nos hizo aceptar la situación. Ahora ya es demasiado tarde, pero cada vez que alguien nos recuerda aquellas fechas, aquel engaño, algo se revuelve en nuestro interior haciendo resurgir la adrenalina acumulada en años de tragar injusticias y mentiras. Ojalá este tipo de recordatorios nos sirva para estar más al loro en las próximas elecciones. Pero desde luego, nunca mais Indra.

  2. ¡Que no! Que, independientemente de que no se hayan cumplido las normas para el recuento electoral que afirma el artículo (y las cuales yo conozco), se produjo un fraude informático previo a las elecciones del esperado sorpasso (den un paseíto los incrédulos por el punto 4º del extenso comentario que envié el pasado 27 de junio 2016, bajo el titular ¿ES POSIBLE UN PUCHERAZO EN ESPAÑA?). Pero, pese a la perplejidad de todos los ‘votantes’ (y aun no siéndolo) de UNIDOS PODEMOS, que demandamos en su día a los dirigentes de la formación morada salir a la calle para denunciar el fraude, hicieron caso omiso, dejándonos solos con el cabreo producido haciendo un espantoso ridículo ante los que aseguraban: “cuando PODEMOS se calla, ellos sabrán”…será porque conocen bien que no ha habido fraude…” (y comentarios por el estilo). Yo estoy constatando, lamentablemente, que desde que están en el Parlamento, cuando se trata de reivindicar algo que cuestiona el Sistema constitucional convocando a todos a una gran manifestación, se acobardan. ¿Nos habremos equivocado quizás confiando en UNIDOS PODEMOS?. No era esto lo que esperábamos del 15-M una inmensa mayoría, aunque posteriormente y con su acceso al Congreso -también hay que decirlo- esperábamos que pudiesen cambiar algo desde el interior, pero la realidad es tozuda y nos recuerda a diario que LA TRAMA institucional existente del 78 no lo permite. Sólo pueden gobernar (recurriendo si es necesario a ilegalidades) el PP-PSOE (y en caso necesario, con la abstención o apoyo de sus partidos muletas).

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here