Pulsa "Enter" para saltar al contenido

El juez envía a prisión a Ignacio González, ‘Compiyogui’ libre con una propina

Está muy bien que el juez Velasco haya decidido que Ignacio González, el corrupto, ingrese en prisión sin posibilidad de fianza, pero es una vergüenza que Javier López Madrid, el corruptor (uno de ellos), el inductor (uno de ellos), quede libre a cambio de lo que para él es poco menos que una propina a la ‘justicia’ por el buen servicio prestado: cien mil euros.

También en esto hay clases, y la del corrupto González, para esa alta sociedad a la que pertenece ‘compiyogui’ es la de los garrulillos, los arrastracueros, la carne de cañón. Y tienen motivos para creerlo, y nada lo demuestra mejor que esta decisión judicial, que desestima incluso la petición de una fiscalía timorata que pedía un millón de euros de fianza.

Marhuenda, el imputado, dando lecciones en las tertulias que controla su jefe, Mauricio Casals, el otro imputado; Villar Mir, el todopoderoso, viéndolas venir desde las alturas; Rajoy haciendo de estafermo para variar, y este necio con ínfulas, el castizo González, de camino a Soto del Real, donde merece estar. Pero desde luego no yendo solo como buen chivo expiatorio.

España: una, medianita, bien atada, y de unos pocos sinvergüenzas.


El juez envía a prisión a Ignacio González y a su socio en Latinoamérica

El Diario

El juez Eloy Velasco ha decidido enviar a prisión a Ignacio González y a Edmundo Rodríguez Sobrino sin posibilidad de que eludan la cárcel con una fianza. El magistrado atiende así la petición de los fiscales de la Operación Lezo, que habían pedido prisión incondicional para el expresidente de la Comunidad de Madrid y su enlace para los negocios del Canal de Isabel II en latinoamérica.

González ha pasado a disposición del juez sobre las 18.00 horas y ha estado respondiendo al juez hasta las 20:45. Según fuentes presentes en la declaración, el expresidente madrileño ha negado todos los hechos de los que se le acusan y ha intentado vestir de legalidad todos sus actos. Durante sus casi tres horas de declaración ha escuchado los pinchazos telefónicos que le hicieron los agentes.

Fuentes de la investigación aseguran que no han conseguido saber durante las declaraciones de este viernes aún quien dio a los acusados el chivatazo de que estaban siendo escuchados por la Guardia Civil.

González y Rodríguez Sobrino serán ahora conducidos desde los calabozos de la Audiencia Nacional a la cárcel de Soto del Real, donde ingresarán en el módulo de admisiones. El mismo camino recorrerá Pablo González, hermano del expresidente Madrileño, a quien el juez ha impuesto prisión bajo fianza de cuatro millones de euros.

El ya exdirectivo de Mercasa se ha negado a responder a las preguntas del juez Velasco y los fiscales del caso. Este viernes se ha conocido un auto del magistrado le acusa de aprovechar la influencia de hermano en el Gobierno de Madrid para lucrarse con negocios personales en tres continentes. El escrito recoge también que llegó a pagar comisiones al Gobierno bolivariano de Venezuela a cambio de contratos en aquel país.

El cuñado de Ignacio González, José Juan Caballero, ha optado por la misma estrategia y no ha querido declarar. A Caballero se le considera un integrante más del entramado familiar que se habría servido de la cercanía con Ignacio González y su influencia política para desviar fondos. En su caso, gracias a la construcción del Campo de Golf de Chamberí. El juez ha decidido enviar a prisión a Caballero, en su caso con una fianza de 100.000 euros.

En la mañana ha declarado Edmundo Rodríguez Sobrino, el enlace de la trama con latinoamérica. El juez cree  tiene un papel fundamental en la trama que investiga la Audiencia Nacional. Como responsable de Inassa, la filial del Canal en latinoamérica, impulsó la compra de una empresa brasileña por cuatro veces más de lo que costaba realmente . Su secretaria, Clarisa Guerra, ha quedado en libertad tras la declaración y solo tendrá que comparecer mensualmente.

El antiguo responsable de la Agencia Informática de la Comunidad de Madrid, José Martínez Nicolás, ha sido el último en declarar y lo ha hecho durante aproximadamente una hora. La Fiscalía ha pedido que entre en prisión sin fianza, pero el juez ha acordado dejarlo en libertad. Eso sí, entrará en prisión si no abona 100.000 euros antes del día 28 de este mes.

El ex director general del Canal, Adrián Martín, y la anterior responsable de finanzas, María Fernández Richmond, declararon a última hora del jueves. El primero ha presentado ya un aval para la fianza de 100.000 euros que le ha impuesto el juez para salir de prisión. La segunda deberá reunir 4 millones de euros para eludir la prisión provisional.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *