Pulsa "Enter" para saltar al contenido

El presidente será Macron, el chico para todo de los Rothschild

Como de la nada, aunque no sea del todo cierto, ha aparecido en Francia un auténtico fuera de serie. Frío, clasista y muy inteligente. Pianista, filósofo, matemático, escritor sin obra, y millonario político neoliberal sin partido. Un producto de laboratorio que ha sido formado por los jesuitas y amamantado en la cuna sionista. Socio de la banca Rothschild con apenas treinta años de edad, fugaz ‘socialista’ que llegó a ministro sin siquiera tomar impulso propio, y próximo presidente de Francia cuando aún no ha cumplido los cuarenta.

Ya está decidido. La social-xenófoba (aquí sería simplemente una falangista) Le Pen tiene muy poco que hacer contra todo el aparato del poder. Poco han tardado los ‘socialistas’ y ‘populares’ franceses, incluyendo al ‘izquierdista radical’ Hamon (“izquierdista radical”, es cómico comprobar la prostitución de la realidad en los medios) en pedir el voto para la nueva figura mediática. Al menos, afortunadamente, Jean-Luc Mélenchon, que, como el resto, también sabe de qué pie cojea este –salvando las infinitas diferencias intelectuales– Albert Rivera francés, no ha sido tan sinvergüenza como para sumarse al coro de bufones del establishment, y no se posicionará al respecto.

Y es que puestos a elegir entre susto o muerte, sin duda el programa social de Le Pen, quizá simplemente porque existe, tiene que ser por fuerza mejor que el de Emmanuel Macron, que todavía está por ser pensado. Lo que sí se sabe de este tecnócrata, como se sabe de la islamofobia de Le Pen, es que quiere acabar con la jornada de 35 horas y abandonar a su suerte a los trabajadores que no tengan aptitudes para entrar en su Arcadia tecnológica.

Lo que sí queda claro con esta perspectiva, es que el sueño de una Europa social; ese sueño absurdo de transformar el actual nido de parásitos en que se ha convertido apoyándonos en la ya entonces ilusoria eclosión de líderes de izquierdas que estaba por venir, ha muerto. Y lo que en realidad nos espera se dibuja en un horizonte oscuro.

La única esperanza que nos pudiera quedar es que los excesos de los nuevos dirigentes provoque el colapso de su estrategia. Aunque también cabe, y esto es mucho más probable, que nos acostumbremos según se vaya reescribiendo la historia, a vivir en su nuevo escenario dantesco.

No dejamos de sumar días negros. Hoy es solo uno más.

2 Comments

  1. jorge
    jorge 25 abril, 2017

    No lo has entendido bien: Se refiere a Macron cuando dice que es el Ribera francés
    Saludos

  2. Tony indignado
    Tony indignado 25 abril, 2017

    Ja ja ja, si es verdad que gana Macron lo llevan claro los franceses, como los españoles con la muleta naranja por la cual sigue gobernando el PP a pesar de que ya sabían lo corruptos que son y ahora el naranjito probablemente ya se está viendo como el sucesor de Rajoy después de lo que pase en Francia; manda huevos!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *