Pulsa "Enter" para saltar al contenido

La ser, Gabilondo, Errejón, y otros chicos del montón

El episodio del veto a Errejón en la SER por parte de la cúpula del partido  es un tic estalinista que no hace más que restar credibilidad democrática a la formación morada. Una torpeza más de las muchas que vienen acumulándose ya desde las pasadas navidades, y que debilitan progresivamente a la formación de cara a la opinión pública y a los medios de comunicación, más o menos facciosos.

En primer lugar, porque el partido no puede arrogarse el derecho de disponer del libre albedrío y las decisiones individuales  de sus componentes como si estos fueran piezas de un engranaje que les pertenece.

Iñigo Errejón participaba desde hacía más de 3 años en un programa radiofónico dirigido por su amiga Angels Barceló, invitado a título personal por ella y en condición, entiéndase bien, no de portavoz del partido sino de simple tertuliano. Tanto es así que cuando empezó a participar en él ni siquiera tenía aún responsabilidades parlamentarias. Por lo tanto la socorrida excusa de la cúpula que declara tener el derecho de decidir quién representa a su partido en un programa de radio está totalmente fuera de lugar, ya que la participación de Iñigo como invitado a título personal le exime de cualquier responsabilidad como representante de nada más que no sea él mismo y su propia persona, su libertad individual y su espíritu crítico desligado de cualquier sometimiento a ningún aparato.

No favorece tampoco a la respetabilidad del partido la histriónica reacción de la nueva portavoz de Podemos, presentándose sin invitación alguna a la redacción de dicho programa al grito improcedente de la acusación de veto. No cuesta mucho entender que un medio de comunicación privado se reserva el derecho de invitar a la participación a quien quiera, siendo el caso de dicho programa una tertulia que no pretende cubrir parcelas partidistas sino creadores de opinión de distintas procedencias, sin hacer de su espacio una cuota de representación. En ese sentido conviene reiterar que Iñigo errejón era un tertuliano invitado a título personal y de larga trayectoria participativa en el programa (3 años). Así pues no se trata ni de representación política, ni de feminización ni de portavocía. Se trata sencillamente de estar o no estar invitado a la participación de un programa a título individual, y en ese sentido la flamante portavoz no sólo ha hecho un papelón improcedente sino que, como bien acaricia Gabilondo, ha atentado contra la libertad individual de un  medio de comunicación privado.

Y hablando de Gabilondos, curiosa la reacción de muchos seguidores de la formación morada en referencia al veterano periodista. Cuando alababa sistemáticamente a «Podemos» lo erigían en gran comunicador e impecable profesional, pero a la que tiene la osadía de invitar a dicha formación al ejercicio de la autocrítica, se convierte automáticamente en un súbdito de Cebrián e instrumento de venganza del grupo prisa, por haber el coletudo líder osado incluir el rostro de su jefe en el tramabus. A Ferreras sin embargo, persistente mentor de otros flamantes exponentes del periodismo patrio cuales Eduardo Inda o Paco Marhuenda, a ese Ferreras tan reticente a airear en sus informativos las violaciones conyugales de su pantuflo apadrinado, o las correrías canalisabelescas del director de la razón, a ese Ferreras digo, difícilmente vamos a verle el careto en los vinilos del autobús de la trama.

Lo dicho. Evitemos tics estalinistas y practiquemos algo más la autocrítica, o el experimento morado nos dura dos telediarios. De Ferreras, de Cebrián o de quien quiera que sea que mueva los hilos.

4 Comments

  1. Cesar Castaño
    Cesar Castaño 27 abril, 2017

    En el momento que Iñigo es diputado me parece que seria muy dificil que sus opiniones particulares se desligaran de su función de diputado, me parece que al grupo Prisa le interesa mas tener a Errejon de tertuliano que a ningún otro representante de Podemos para poder seguir con su politica informática acerca del partido.
    Repecto a Iñaqui Gabilondo a mi no me merece ningún respeto como periodista, siempre fue un empleado fiel y de empresa (PRISA), nunca lo he percibido como un periodista independiente. Qué información tramitió a lo largo de su carrera? Qué nos contó del golpe de estado cuando era el responsable de los informativos de TVE?. No responde su credito a su tratectoria profesional.

    • Charo San Román
      Charo San Román 27 abril, 2017

      Comparto tu opinión absolutamente
      En mi opinión es muy buen comunicador, pero… SÓLO DE LO QUE LE INTERESA A SU AMO QUE COMUNIQUE
      Y al amo le ha interesado crear alrededor de él una aureola… que ya «no cuela»

  2. Cotilleja Sinremedio
    Cotilleja Sinremedio 27 abril, 2017

    Aun siendo cierto que cada cadena privada (televisiva/radiofónica) tiene absoluta competencia para elegir a sus invitados -es el caso al preferir al Sr. Errejón- tampoco hay que olvidar que el Sr. Cebrián pretende dividir PODEMOS y posiblemente haya sido éste el motivo por el que el Sr. Iglesias intentó sustituirle por la Sra. Montero, teniendo en cuenta, además, que ésta tiene un cargo más relevante que el Sr. Errejón. Pero vamos, que no. Que en esta ocasión no tenía razón el Sr. Iglesias.

  3. Sioux
    Sioux 27 abril, 2017

    O sea, que ya desde hace 3 años, cuando Errejón empezó a participar como tertuliano en ese programa(no portavoz, ni siquiera estaban en el parlamento), ya había un complot de Cebrián para dividir a Podemos y vetar a la Montero? Por Dios, usemos un poquito el cortex. Sin autocrítica el partido se va al carajo, vosotros veréis, pero estáis cayendo en lo grotesco.

Responder a Cesar Castaño Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *