Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Dicen que en Francia ha perdido el fascismo

Aburre leer la prensa rancia de este país. Y no importa si es la de derechas o la de presunta izquierda, porque responde a parecidos intereses. Todos están encantados con lo sucedido en Francia: unos porque ha ganado su candidato, y los otros porque no ha ganado Le Pen, y porque no ganando ella “ha triunfado la democracia”. ¡Qué cosas!

Así que todo es alegría, porque en última instancia, según se desprende de todas las reacciones, ha vencido el mal menor. Pero… ¿seguro que el candidato in vitro Macron es un mal menor? Y por cierto, ¿qué es y qué no es “fascismo”?

Le Pen, según los nuevos estándares –que supera con creces– es fascismo, no hay duda. Porque hoy ya no hace falta provocar una guerra o invocar con descaro el odio a los diferentes –de hecho puedes hacer todo eso descaradamente y ser el paradigma de la democracia–. Si dices que ‘los franceses primero’, ya eres fascista, aunque no pases de ser un votante temeroso y desamparado con pocas luces, o un/a listo/a que se aprovecha de la ignorancia general. Y a mí, más allá de otras consideraciones, ese tipo de discurso me parece casi un insulto a los que sufrieron y sufren el fascismo.

Sinceramente, yo no creo que Le Pen sea de verdad una fascista stricto sensu –algo de lo que sí tiene vocación su padre–, pero sí me parece una indeseable tóxica, y también una eficaz herramienta del sistema. Me parece una candidata que jamás podrá vencer en unas elecciones, pero que polariza lo suficiente, y eso sin tener margen, como para que finalmente gane alguien como Macron. Y no creo que ahora mismo esté muy disgustada, como demostró ayer bailando sonriente un par de horas después de conocer su derrota, porque ha cumplido con su papel.

¿Y Macron?, ¿es fascismo Macron? Pues quizá, volviendo a los estándares actuales y simplificando mucho, sí me lo parece, y quizá por encima de Le Pen. Porque el fascismo actual, seguramente más que el de ayer (porque el de ayer, aunque sí tenía mucho de fanatismo y violencia directa, tampoco iba solo de eso, excepto en el relato), no va de razas o creencias, va de clases sociales. No importa si eres negro, mujer, musulmán o todo eso junto, sino si eres rico o pobre: si eres el que genera la riqueza o el que la disfruta; el que hereda una casta u otra. Puedes ser mujer, musulmana y negra, que sería el colmo de los factores que predisponen a ser carne de cañón en la sociedad de hoy, y no sufrir ningún tipo de discriminación, siempre que no salgas del círculo propio de tu especial clase social y no te acerques a un barrio de los que se autocalifican de clase media, o a uno marginal, sea o no de mayoría migrante. Solo hay que visitar de vez en cuando alguno de los mejores hoteles del mundo o ver las carreras de caballos de Dubai, en un país tan fundamentalista y totalitario como Emiratos Árabes, para comprobar que lo de las diferencias y la exclusión por razones de color o religión, e incluso en muchos casos incluso por tendencia sexual o género, es cosa de pobres. Y puedes ser hombre, blanco y católico (o agnóstico o ateo), y acabar suicidándote harto de una vida de necesidades sin cubrir y desesperante precariedad.

Macron, el millonario, el socio de la banca Rothschild, el meritócrata de “hay que dejar de proteger a los que no pueden y no tendrán éxito” y el clasista, representa la verdadera evolución del neoliberalismo, que no es otra cosa que un fascismo complejo y discreto, que, como el clásico, pero sin dar la cara, también causa sufrimiento y muerte.

Ha llegado el apóstol de la desigualdad y la manipulación, y los medios, que son propiedad de los mismos que han modelado el actual sistema de sumisión y provocado el resultado electoral, lo celebran con mayor o menor entusiasmo, dependiendo del rol que asuman.

¿Es un alivio que no haya ganado Le Pen? Sin duda. ¿Es un alivio que haya ganado Macron? En absoluto. ¿Ha vencido la democracia? Ni de casualidad. Ha vencido el sistema neoliberal. Ha vencido su aparato: el conductismo, la psicología social, el control de la administración y los medios, la educación y la fuerza represiva. En Francia podían elegir entre dos sabores: sucedáneo de fascismo al estilo clásico, o neofascismo ‘de centro’. Y, como siempre, ha ganado la banca.

3 Comments

  1. Eva1314
    Eva1314 8 mayo, 2017

    Macron viene a ser como C’s aquí, de hecho cuando salió Macron de candidato lo celebraron como si se tratase de una victoria propia , cosa reveladora… Alzándose como la alternativa a los populismos de ambos lados.

    Ni Macron ni Le Penn.

    Populismo es ( dicen) dar soluciones sencillas a problemas difíciles.
    Y lo sensato y cuerdo es poner, hacer partidos que hagan siempre lo mismo y miren siempre x los intereses de los mismos, claro, como no.
    Como se decía en el monopoly, la banca siempre gana.

  2. kiorila
    kiorila 8 mayo, 2017

    jamas he votado a la derecha, siempre a la izuqierda o a lso que se decian izquierda, pero no puedo entender que considerar primero a los nacionales y despues ser solidarios, si sobra, sea ser fascista. Primero los de aqui para mi no sinifica que a igual trabajo vayan a cobrar diferentes salarios por su nacionalidad, lo que yo entiendo es qu un conjunto de individuos vinculados historicamente a un territorio tienen derechos adquiridos que otros de fuera no los tiene, entre otros con respecto al dinero publico porque durante años se ha coalborado en acumular. Que las elites hayan arrasado paises no significa que ese dinero haya llegado a las capas bajas, muy al contrario, ha servido para aumentar la desigualdad proqeu siempre son los mismos los que se lelvan el pastel entero. Entonces eso de que todos tenemos la deuda con esos nuevos ciudadanos que nos obligan a recibirlos, es muy pero que muy de derechas, porque no atiende a las clases sociales, que busquen a ver quien se benficio, y que reparen las deudas con ellos.A que no lo h acen? No, claro, mejro poner el ventilados y que siempre paguemos los mismos.

  3. ana
    ana 9 mayo, 2017

    Ha perdido el pueblo frances, ha perdido la esperanza de una UE digna hundida hoy y desprestigiada cada vez mas, y ha perdido la DEMOCRACIA. Ha ganado el sector financiero, los TTIP, CETA y demás retrocesos para la humanidad y lo que es peor nos hace dudar de que las urnas sirvan para algo manipuladas por los medios de comunicación , y las finanzas o mejor por ambos que son uno.
    Sin movilización a nivel mundial no hay esperanzas de nada si de perdida de todos los DERECHOS HUMANOS , al día de hoy esa es la autentica revolución.
    Ana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *