Pulsa "Enter" para saltar al contenido

¿Hay alguien honrado ahí dentro?

 | Cuarto Poder | 

Cristina Cifuentes se hace la pregunta del millón en un acto público: “¿Alguien puede dudar de mi honradez?”, dice eufórica. Ante un público estupefacto, se calza una sonrisa cínica y se contesta a sí misma con sorprendente contundencia: “No”.

Usted y yo, que hemos escuchado cómo se auto exculpaban en términos similares Bárcenas, Granados o Ignacio González, tenemos la obligación de poner las declaraciones de Cifuentes en cuarentena. Como ciudadanos de un país carcomido por la corrupción, debemos confiar en la Guardia Civil, primero, y en nuestro sentido común, después. Un sentido común que nos susurra al oído cosas muy feas: cuidado, todos ellos son miembros, según la policía, de una organización criminal, de una banda concebida para delinquir. Son los cabecillas, los líderes, y sabemos que han manejado dinero negro, han destruido pruebas, se han financiado ilegalmente, etc. etc.

“¿Alguien puede dudar de mi honradez?”. Todo el mundo debería dudar de su honradez, señora Cifuentes, como en el Chicago de los años 20 todo el mundo dudaba de Guido Cicerone, Frank Nitti o Campagna, los colaboradores de un Al Capone con el que formaban El Sindicato del Crimen.

La pregunta del millón es otra: ¿Hay alguien honrado ahí dentro? En Génova, digo. Sí, ese lugar reformado con dinero negro en el que se trituran los discos duros y se cobran sobresueldos en sobres. El hábitat de un partido que cada día nos sorprende con un nuevo caso de corrupción. No solo podemos dudar de su honradez, presidenta de la Comunidad de Madrid, sino que es nuestra obligación.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *