Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Carta abierta a Campofrío: la banalidad del jamón cocido

Riot and Roll | Kaos | 26/12/2016

Señores de Campofrío: CEOs, inversores, accionistas chinos, directivos y creativos publicitarios, autores y responsables todos de la infamia de spot publicitario que es sus “Hijos del Entendimiento”.

Una podría pensar que el anuncio de Campofrío es otro ejercicio de ñoñería navideña con un poco de caspa nacional, otra brillante ocurrencia de sus publicistas para vender jamón a golpe de nostalgia.  Pero no: su anuncio no es ñoño, ni casual, ni inofensivo, sino peligroso y profundamente ideológico. Si la posverdad es la palabra del año, les felicito por este claro ejemplo de su ejercicio.

Durante cinco minutos de metraje, y con un paseíllo al fusilamiento como aperitivo, Campofrío escupe sobre la dignidad, la historia y los valores que han inspirado las mejores luchas de este país: las que trajeron consigo los derechos y libertades, pero también los presos, los muertos y el exilio. También lo hace sobre los retos del presente, como si de esa manera nos dijera que ya no hace falta luchar, ni siquiera votar, que todos somos iguales, y que el amor –cuando es blanco, heterosexual y de clase media- está por encima de todas las guerras.

Sólo un imbécil, o un fascista, podrían comprar al bando golpista –al que en su spot llaman nacional– con el legítimo gobierno republicano que se derrocó a sangre y fuego. Sólo alguien muy ignorante –o quizás muy inteligente–, jugaría con la osadía de poner al mismo nivel a personas solidarias que se manifiestan por sus derechos que al antidisturbios que cobra por golpearlos. Sólo un descreído de la democracia puede comprar el derecho al voto con ser del Sevilla o ser del Betis. Sólo alguien a quien la dignidad animal le importase un bledo tendría la insolencia de equiparar a quienes la defienden con quienes disfrutan con su tortura y su sufrimiento. Sólo alguien profundamente conservador podría caer en el cliché de la pija y el barrendero sin despeinarse. ¿No les parece, señores de Campofrío, que en esta equidistancia hay un claro ganador?

Su anuncio no refleja un país real, sino la masa informe y desideologizada que ustedes querrían ver: una sociedad sin memoria, sin ideología, sin valores, sin compromisos, que olvidara las heridas sin cerrar, que rebajara a los comprometidos al nivel de los indiferentes, los corruptos al nivel de los solidarios, los asesinos al de los asesinados, igualando a todos, sentándolos alrededor de la mesa a comer jamón cocido. El sueño de Albert Rivera en rodajas muy finas.

Señores de Campofrío. No todo vale. Y no, no todos somos iguales. No será el mismo jamón el que se coman a la mesa esta Nochebuena sus directivos, con su salario millonario y su MBA por la Universidad de Michigan, que el de los trabajadores que sufrieron el ERTE de dos años tras el incendio de la fábrica de Burgos. Que no, señores, que no somos iguales. Que el entendimiento no es posible sin memoria, justicia ni igualdad social. Yo no soy, ni seré nunca, una hija del entendimiento. Soy una hija de la disconformidad, de la discordia, del conflicto: soy la hija de quienes luchan por no ser como ustedes. Y nunca, nunca, seré la hija de un entendimiento banal a la medida de sus intereses, como tampoco seré la madre de la desmemoria que emborrona las líneas de nuestra historia.

Pero todo eso ya lo saben. Por eso han hecho este anuncio. Y si en algo les pudiera amargar, siquiera un poco, el pavo de Nochebuena, tengan por seguro que en casa de esta hija de perdedores no entrará estas navidades un solo trozo de sus tan selectas carnes.

6 Comments

  1. Uno que pasa
    Uno que pasa Diciembre 27, 2016

    Si se escriben artículos sobre el anuncio y se habla tanto del tema los publicistas han logrado sus objetivos. Seguro que están muy satisfechos y se ganan un plus.. Yo veo poco la TV y no había visto el anunció, no me gusta ni compro nada de esta marca, y siendo sincero me he reído un montón leyendo tu artículo. Había leído artículos semejantes sobre árbitros en fútbol, en el sentido de ver tanta pasión por algo tan banal. Dicen los fans que el fútbol que es la cosa más importante de las no relevantes, pero después de leer tu artículo creo que la cosa más importante de las no importantes en realidad son los anuncios de campofrio. Supongo que a ti te gusta analizarlos todos. A mí me resbalan bastante. Como dije al principio no consumo campofrio, y si un día lo consumo será porque estoy muerto de hambre y tengo que ir al carrefour a comprar lo más barato, como todos los que lo consumen, y en ese caso te aseguro que no me quedaré sin comer aunque hagan na porqueria de anuncio. De todas formas te voy a decir una cosa que seguramente te indigne, pero que es muy valiosa, gracias por hacerme reír..muy divertido tu artículo, aunque sé que no era esa la intención y buscabas un análisis más profundo del anuncio, para mí eso es muy gracioso.

    Saludos cordiales.
    Uno que pasa

  2. Luis
    Luis Diciembre 27, 2016

    Es que es mas facil dominar a un pueblo dividido…

    El anuncio me parece una ñoñería navideña, pero también muy audaz por llamar al entendimiento y a la unidad.

    Faltaba al final algo así como: “hagamos España grande de nuevo”

    • Makinavaja (El último poeta)
      Makinavaja (El último poeta) Diciembre 28, 2016

      O mejor: “En España nunca se pone el sol”. ¿No te gusta más éste?
      Cojones con Hispanistán de las pelotas. No cambiaremos nunca.
      Salut i força al canut.

  3. uno cualquiera
    uno cualquiera Diciembre 27, 2016

    Sabéis una cosa, el odio os corroe, el rencor os nubla el entendimiento, el ansia de poder os hace demagogos y falsos y al final de toda esta historia, sois los únicos culpables de que en este gran país llamado España, no se pueda pasar pagina, porque vosotros que vivís con el recuerdo de la guerra, que acumuláis el odio y el rencor por una guerra que daño por igual a todos, por una guerra que con vencedores y vencidos como todas las guerras, dejo sobre nuestro suelo solo una cosa, vencidos, por el odio entre hermanos, entre vecinos y entre compatriotas, porque si grandes fueron los crímenes franquistas, no menos lo fueron los republicanos, porque la vida de un paisano de Valencia, vale igual que la de uno de Barcelona, y eso fue la guerra civil española, la matanza de los inocentes, y vosotros acrecentáis el odio, sacando de contesto y del lugar donde tiene que estar un triste anuncio, que es eso, publicidad, trayendo sin cuento ni razón la España de la sin-razón

    • Roberto
      Roberto Diciembre 28, 2016

      Quien siente amor por algo también siente odio por aquello que le hace daño. Basta ya de ese discurso liberal y jipi del “no al odio”. Este sentimiento, al igual que el amor, jamás va a desaparecer.

      Pasar página no consiste en olvidar y hacer como si no hubiera pasado nada, como si la transición hubiese sido una ruptura con el franquismo (que no lo fue, en absoluto) o como si no hubiese centenares de cadáveres desconocidos enterrados en las tierras de este país. Nunca hemos conseguido pasar página, y de aquellos barros, estos lodos. La sociedad cada vez está más polarizada, y con razón.

      En el caso de Campofrío y tú, estáis en el lado fascista, y no es que yo vea fachas por todas partes, es que el fascismo es lo que es. No es ninguna cosa del pasado ni es algo que solo se de en algunas situaciones concretas y específicas; es un fenómeno inherente al capitalismo, está en su estructura, en lo que le hace funcionar, y puede adoptar formas muy variadas.

      Vuestro discurso fascista es un discurso autoritario, carismático, populista e interclasista. Niega la lucha de clases y cualquier otro tipo de conflicto que pueda darse dentro de “la nación”. Hace que explotadores y explotades, opresores y oprimides, dominantes y dominades estén unides bajo la misma bandera (exaltando la nación y el sentimiento de pertenencia al grupo) y contra el mismo enemigo, un enemigo irreal al que si hace falta se le crea, se le alimenta y se le provoca para que pase a ser un enemigo real.

      El fascismo surge en momentos de crisis, sobretodo cuando la clase dominante ve peligrar sus privilegios y propiedades. Es entonces cuando el Estado-nación, la herramienta de dominación de una clase sobre otra, se transforma en el nuevo Dios todopoderoso y omnipotente con su correspondiente mesías al que todos deben rendir culto.

      No me vengas con tus mierdas, que los rojos como yo ya os tenemos bastante calados. Yo tengo mi ideología (al igual que todo el mundo) y no me corto en decirla. ¿Crees que España está como está por culpa nuestra? Me río en tu puta cara. El mundo entero está como está por culpa de cabrones ignorantes como tú que no se enteran ni de la mitad de la película porque tienen el cerebro repleto de mierda.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: