Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Juntos y juntas

Susana Díaz y Pedro Sánchez aludieron a la unidad del PSOE tras conocer el resultados de la primarias.

Javier Pérez de Albéniz | Cuartopoder | 23/05/2017

En la calle, la gente cantaba “La Internacional”. Dentro, el ganador del trono socialista y los derrotados aspirantes se hacían una fotografía de trámite para demostrar la unidad del PSOE. Una melodía desafinada, el PSOE hace tiempo que no es una formación política de izquierdas. Y una fotografía desenfocada, los tres candidatos se odian sin disimulo. El futuro es tan cruel que les exige volver a empezar, retroceder hasta el pasado septiembre, como cuando en el Juego de la Oca caes en la casilla de la muerte.

El PSOE lleva años asentado en esa casilla, decorada con una calavera y una rosa. Una casilla abarrotada, en la que se han quedado a vivir Felipe González, Alfonso Guerra, Cebrián, Rubalcaba, Page, Madina, Bono, Zapatero, Vara, Rodríguez Ibarra… Una casilla a la que acaba de llegar, línea directa desde Ferraz, un Antonio Hernando con el rabo entre las piernas. Una casilla de la que solo se puede salir en dirección contraria: hacia el pasado, siguiendo el sendero de la derrota.

En la cara de Susana Díaz, una mujer acostumbrada a ganar, estaba el rostro desencajado de la unidad socialista. La mirada despectiva de la soberbia humillada, los labios torcidos de la ambición chafada, el peinado de domingo que se vence en avalancha. Y agarrando la zarpa de Pedro, la mano fría e incorrupta de la virgen de los desamparados. Una foto para la historia de la infamia que bien podría haber abierto las páginas del diario El País, un medio de comunicación que ya no influye ni en unas elecciones de barrio.

“Juntos y juntas vamos a volver a ser la alternativa de izquierdas”, sentenció el hijo pródigo, ese que acaba de volver a casa, ese que ya se está viniendo arriba. Un juntos y juntas que nos ofrecía una idea de en qué manos está el nuevo PSOE, un partido que el domingo no elegía su futuro, sino simplemente su verdugo.

Un Comentario

  1. Pepe
    Pepe Mayo 29, 2017

    Juaaaaaasssssss, después de vender la moto el careto q tenía la lideresa era de una mala leche………

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: